La autopsia sobre el cuerpo hallado el martes en el río Chubut que pertenece a Santiago Maldonado, comenzó este viernes a partir de las 9.30, luego de que se hicieran presentes todos los médicos forenses, antropólogos y peritos de parte. El cadáver fue trasladado desde Esquel en un avión sanitario en el que también viajó el juez federal Gustavo Lleral y sus cuatro secretarios, quienes resolvieron supervisar personalmente las tareas.

La autopsia permitirá determinar las causas de la muerte. Laa identidad fue confirmada por la propia familia de Santiago. De todas manreas, se realizará un examen de ADN, que demorará –en un trámite célere- entre tres y siete días.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE


La postergación de la necropsia no fue explicada oficialmente. Pero los trabajadores del Cuerpo Médico Forense y en especial de la morgue cumplen una jornada de protesta en reclamo de reivindicaciones laborales. Además, la morgue tiene dos turnos de ingreso de cadáveres para autopsias, a las 7 y a las 19 horas. El cuerpo que a la tarde se confirmó es de Santiago Maldonado, arribó al predio ubicado en la intersección de las calles Junín y Viamonte minutos antes de las diez de la mañana.

También podés leer: Los empleados judiciales salieron a despegarse de posibles demoras en la autopsia

El juez Lleral ordenó establecer «la identidad, la data, causal y modo de la muerte del cuerpo humano hallado». Pero además prohibió a todos los que intervendrán en la operación el ingreso de teléfonos celulares u otros dispositivos tecnológicos, a fin de evitar filtraciones de material fílmico o fotográfico sobre el trascendental trámite procesal. El miércoles, durante la conferencia de prensa que ofrecieron en Esquel, los familiares de Maldonado se quejaron por la difusión de las fotografías del cadáver, presuntamente tomadas en esa localidad patagónica tras el levantamiento del cuerpo desde el cauce del río.

La autopsia será “filmada con audio a través de dos cámaras de video, una fija y otra móvil” y, además, quedará documentada también con fotografías. Pero sólo podrán ser oficiales y supervisadas por personal judicial, y quedó prohibido “el ingreso de teléfonos celulares en el lugar de ejecución de la autopsia y durante la realización de la misma a todos aquellos que participen».

En cuanto a los exámenes de ADN, serán encargados al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que enviará las muestras a un laboratorio especializado situado en el barrio Nueva Córdoba, de esa provincia, y es dirigido por Carlos Vullo.