El ministerio de Seguridad de la Nación y la secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (SEDRONAR) realizarán mañana una jornada de capacitación a las fuerzas de seguridad asignadas al operativo Cinturón Sur para el cuidado de la población vulnerable en el marco de la Emergencia Covid-19.

La ministra Sabina Frederic y Gabriela Torres, de la SEDRONAR, encabezarán el encuentro cerca de las 11, donde también firmarán un convenio de cooperación. La jornada se completará con una charla, a cargo de Carlos Damín, jefe de la División Toxicología del Hospital Fernández, y la realización de talleres con los efectivos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“El objetivo es darles a las fuerzas de seguridad información y pautas generales de intervención frente a personas en situación de consumo problemático o personas con problemas de salud mental, para facilitarles el acceso a los servicios públicos que corresponden, evitando riesgos y respetando sus derechos y garantías constitucionales”, explicaron en un comunicado desde la SEDRONAR.

Tiempo pudo saber que los participantes trabajarán sobre dos documentos: la “red asistencial de emergencia” y la “guía para preservar la seguridad en situaciones de consumo o salud mental”.

Respecto a la primera de las instancias, la SEDRONAR entiende que dado el contexto de hacinamiento y las necesidades básicas insatisfechas en este tipo de barrios, se dificulta el cumplimiento de la cuarentena. Entonces, el organismo que conduce Torres constituyó esta red que consiste en articular los distintos dispositivos de acompañamiento para garantizar la accesibilidad de la política pública en el territorio. La misma está integrada por la línea 141 y los Centros de Asistencia Inmediata, que coordinan con la Línea y están georreferenciados en diferentes zonas.

Por su parte, la guía elaborada por el Ministerio de Seguridad para que los integrantes de los cuerpos policiales y las fuerzas puedan desenvolverse en este tipo de contextos sin agravar la situación. En una primera parte, se desarrollan los posibles comportamientos que las personas puedan presentar y las distintas estrategias de intervención; por otro lado, el documento contiene el protocolo de actuación con “el fin de reducir los riesgos y preservar la seguridad de las personas con presunto padecimiento mental, los integrantes de los servicios de salud o sociales, las personas presentes y el personal policial”.