La repentina aparición de seis de los ocho cuadernos que el ex chofer Oscar Centeno afirmó haber quemado trajo más inquietudes políticas que jurídicas a la causa donde se investiga a ex funcionarios y a empresarios por el reparto de obra pública a cambio de dinero.

La espectacularidad del relato de Centeno con bolsos y miles de dólares como estrellas principales fue luego apoyada por el testimonio de los “arrepentidos”. Los empresarios que decidieron (en algunos casos con mayor o menor grado de coincidencia con lo relatado en los cuadernos) contarle al juez Claudio Bonadio y al fiscal Carlos Stornelli cual había sido su participación en los supuestos sobornos.

Hace pocas semanas, la causa fue elevada parcialmente a juicio. ¿Qué quiere decir esto? Que una parte considerable de la investigación ya está a disposición del Tribunal Oral Federal Nº 7, el encargado de llevar adelante el debate contra Cristina Fernández de Kirchner, Julio de Vido, Roberto Baratta, Ángelo Calcaterra, Hugo Eurnekian, entre otros. A los funcionarios, Bonadio los consideró parte de una asociación ilícita. A los empresarios, sólo les marcó el delito de cohecho (sobornos).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Todo lo que la justicia federal hizo después (testimonios, verificación de direcciones y datos) del relato de Centeno fue realizado en base a las fotocopias que aportó el periodista Diego Cabot. Las copias quedaron validadas no sólo por Bonadio sino también por la Cámara Federal. Esto deja en claro que, con o sin los cuadernos originales, la causa ya había avanzado lo suficiente como para entrar a la etapa de juicio, momento en el cual se define si una persona es condenada o es absuelta.

¿Qué va a pasar ahora? En principio, cuando los cuadernos lleguen al Tribunal, seguramente se abra una etapa donde se corrobora por medio de varios peritajes que esos cuadernos los escribió Centeno. Prueba de caligrafía, antigüedad de la tinta son algunos de los aspectos a evaluar. Ahora, ¿por qué aparecen en este momento? ¿Quién los tuvo por más de un año? ¿Se podrá identificar donde los tuvieron guardados?

La situación de Centeno se torna aún más gris: el ex chofer de Baratta había asegurado que quemó los cuadernos en su parrilla. ¿Queda en peligro su status de arrepentido y de colaborador si se comprueba que esos cuadernos son efectivamente suyos? Si mintió con eso, ¿puede haber mentido en otros aspectos de su declaración? Todas las preguntas formarán parte del entramado que desde ahora tendrá que desenmarañar un tribunal que, mientras tanto, no le pondrá fecha de inicio al juicio.