La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner abrió este sábado el acto en el Congreso de la Nación en el que se homenajeó a empleados parlamentarios que fueron combatientes de la guerra de las Islas Malvinas, al cumplirse el 40 aniversario del conflicto bélico.

Acompañada por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, la vicepresidenta entregó diplomas a 17 exsoldados y dejó inaugurada una jornada de conmemoración.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las frases más destacadas del discurso de CFK:

«El día que cayó Puerto Argentino no estaba en Río Gallegos. Estaba acá con Máximo porque había muerto mi padre. Cuando la gente se había comenzado a juntar en la Plaza de Mayo».

«Justo hace 10 años que mandamos al Comité de la Cruz Roja la carta para identificar a los soldados caídos sin identificar. La propuesta me la trajo un inglés, el cantante Roger Waters. Hoy ya fueron identificados 119 de los 121».

«Ustedes (por los ex soldados) fueron junto a las Madres los que parieron la democracia y fue Malvinas la que terminó siendo el punto final a la historia del partido militar en Argentina. No es un espíritu antimilitarista. Simplemente es el recuerdo de un proceso que trajo mucho dolor».

«El año 1981 termina con una inflación del 131%. ¿Hola qué tal? Incluso Galtieri había sido destacado en los Estados Unidos. Esta gente pensó que podían ir a Malvinas y que EE.UU. no iba a ayudar a Inglaterra.
Seguimos yendo a comprar al almacén con el manual del almacenero».

«Acá le recomendé al presidente de la Cámara de Diputados un libro que también se lo mandé de regalo al presidente de la Nación: se llama Diario de una temporada en el quinto piso (NdR: escrito por el historiador Juan Carlos Torre). Relata las experiencias del gobierno de Alfonsín y sus equipos económicos. Se lo mandé de regalo al Presidente para que después la vocera (por Gabriela Cerruti) no diga que no le regalo nada, viste. Ya veo que el lunes [dice]: ‘miren si será mala la vicepresidenta que ni siquiera le da un regalito en su cumpleaños’. Así que le mandé el libro».

«La Patria no es una cuestión de ideología, sino que se defiende de todos lados: por derecha, por izquierda, por abajo y por el centro. Hay quienes siguen viendo las cosas como si fuera una serie de Netflix donde hay buenos y malos».