A 20 años del estallido popular del 2001, los actos, movilizaciones y homenajes se multiplicaron en diversos puntos del país, pero fue en Plaza de Mayo donde se concentraron las principales actividades, en continuidad con las acciones conmemorativas que habían comenzado este domingo, con diversas vigilias y actos.

Pasado el mediodía, movimientos sociales, entre ellos los llamados “Cayetanos” (Movimiento Evita, Barrios de Pie, Corriente Clasista Combativa), los cuales respaldan al Gobierno nacional del Frente de Todos, junto a organizaciones, centrales sindicales y sindicatos como la CTA Autónoma, ATE, Los Pibes, Organización 26 de Mayo entre otras, llenaron la Plaza y llevaron a cabo un acto conjunto.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese contexto, en el cierre de la actividad, Gildo Onorato, integrante del Movimiento Evita y secretario gremial de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), recordó: “Hace 20 años, la realidad del ajuste y la entrega del país entró en crisis porque un pueblo estuvo decidido a frenarlo, años de resistencia social y sindical rompieron el pacto del sistema político subordinado al consenso de Washington”.

El dirigente consideró que actualmente los movimientos populares son «nuevamente protagonistas» y reflexionó: «En aquel momento no había una propuesta económica y social para nuestro sector, hoy la tenemos con la economía popular; en aquel momento nos dividimos, hoy estamos unidos en la UTEP. Tampoco teníamos una propuesta política, hoy estamos construyendo una propuesta política para ayudar a construir el futuro del país”.

Durante la tarde, además, pudo verse movilizar a motoqueros, quienes fueron uno de los mayores bastiones contra la represión en el estallido popular de esas trágicas jornadas y que aquella vez padecieron el asesinato de uno de sus compañeros, el motoquero Gastón Riva.