El gobernador Axel Kicillof se reunió hoy por primera vez con los representantes del Frente de Unidad Docente para comenzar a desandar la negociación paritaria 2020. Aunque no hablaron de porcentaje de aumento, los gremios pidieron que se mantenga la cláusula gatillo el año que viene.

El encuentro, que se desarrolló en el Salón de los Acuerdos de la Casa de Gobierno, generó expectativas en los gremios que destacaron, en primer lugar, el hecho de “volver a ser recibidos” en la Gobernación “luego de cuatro años” y la apertura del diálogo con el nuevo gobierno.

En la mesa, los dirigentes de SUTEBA, FEB, AMET, UDOCBA y SADOP plantearon cinco ejes centrales: paritaria salarial, infraestructura escolar, comedores escolares, anulación de sumarios administrativos y formación docente.

Kicillof, quien estuvo acompañado por la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, y la minsitra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, escuchó los reclamos y les prometió que convocarán a la mesa técnica salarial en enero, con fecha a definir. También se comprometió a reactivar las otras dos mesas de cogestión: la de salud y la de condiciones laborales.

Aunque no se habló de porcentajes de incremento salarial, los gremios sí plantearon que quieren que continúe en 2020 la cláusula gatillo, tal como tuvieron este año. El acuerdo con María Eugenia Vidal fue un aumento igual a la inflación, que se actualizó los priemros tres meses de manera mensual y luego cada tres meses. La última cuota de ese acuerdo se cumplirá en enero (y se abonará en los priemros días de febrero), cuando se conozca la inflación acumulada anual.

“Hoy iniciamos un camino y esperamos llegar a buen puerto para recuperar el rol docente y la escuela pública para todos nuestros chicos. Vamos a ser convocados a la comisión técnica salarial”, señaló a la salida de la reunión la titular de la FEB, Mirta Petrocini. Y explicó que “pedimos consolidar la cláusula gatillo, más alla de recuperar el salario, porque esa herramienta fue una lucha de todos los docentes”.

Petrocini destacó además la “actitud” del actual gobernador respecto de su antecesora. “Lo decimos con satisfacción y con orgullo de este Frente de Unidad que ha resistido momentos dificiles. En la reunión de hoy hubo una actitud de escucha por parte de los funcionarios y el gobernador. Notamos una actitud de escucha y sobre todo de atención pero desde un lugar a la par del otro, no con cierta distancia que uno venía padeciendo en los últimos tiempos”, sostuvo la dirigente.

En la misma línea, el titular del SUTEBA, Roberto Baradel, calificó la reunión de “muy positiva” y señaló que la única vez que fueron recibidos por Vidal fue el 11 de diciembre de 2015. “Quiero destacar que volvimos a entrar a la Casa de Gobierno sin rejas ni candados porque la última vez que pudimos entrar acá fue el 11 de diciembre de 2015, después no pudimos entrar ni siquiera a dejar un petitorio”, dijo y acotó que “volver a la Casa de Gobierno es una satisfacción porque es la casa de todos y todas las bonaerenses”.

Tras la reunión, la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila, dijo que “no hablamos solamente de lo salarial sino del sistema educativo en su conjunto. Hay muchas dificultades y hay que abordarlas con trabajo articulado y comprometido entre todos los sectores”. En lo que hace a la infraestructura escolar, sostuvo: “La prioridad es atender las urgencias en estos primeros 100 días, haciendo las refacciones necesarias para comenzar las clases, luego vamos a trabajar sobre las ampliaciones”. Agregó que “hay que atender 558 obras con distintas dificultades. Estas obras no se concentran en el Conurbano sino que son municipios de toda la provincia, por lo cual estamos articulando muy fuerte con los distritos para priorizar las acciones a llevar adelante”.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, sostuvo que “la intención es resolver las paritarias, que exceden lo salarial: tienen que ver también con las condiciones de trabajo y la carrera administrativa. Con los docentes vamos a tener una agenda muy amplia”. Y agregó: “La prioridad son los trabajadores y las trabajadoras del Estado y no haremos distinciones”.