Los estatales bonaerenses pusieron primera en la paritaria y le pidieron en las últimas horas al gobierno de Axel Kicillof que los convoque para comenzar la discusión salarial de este año, tal como había sido acordado en diciembre cuando se cerró la paritaria del año con una suba final entre 97% y 105%, por encima de la inflación. El Ejecutivo podría llamarlos la próxima semana.

A través de tres notas, la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE), la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) y la Federación de Gremios Estatales y Particulares de la provincia de Buenos Aires (FEGEPPBA), pidieron al ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, la apertura formal de la paritaria, lo que comprende no sólo negociar salarios, sino también recategorizaciones, pases a planta pendientes, suba de asignaciones familiares y la aplicación del reglamento unificado de concursos para toda la administración pública.

Aunque sin hablar todavía de porcentajes de incremento, el secretario general de ATE bonaerense, Oscar de Isasi, sostuvo en la nota dirigida a Correa que se debe avanzar sobre la recuperación y la calidad de los salarios. «Esto implica imperiosamente que los acuerdos futuros contemplen incrementos del básico por encima de los aumentos de bolsillo para que impacte fuertemente sobre la antigüedad y, por lo tanto, se fortalezca la pirámide salarial y, por consiguiente, la carrera administrativa», puntualizó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También consideró que este año «debe consolidarse el camino de la recuperación del poder adquisitivo del salario», al tiempo que recordó que el gobierno se comprometió a convocar a las mesas técnicas en la tercera semana de enero «para implementar las recategorizaciones, titularizaciones y el reglamento unificado de concursos para toda la administración pública».

Desde UPCN, el sindicato que conduce Fabiola Mosquera en la provincia, explicaron en la misiva enviada a la cartera laboral que resulta «imprescindible» el llamado a paritarias para los trabajadores enrolados en la ley 10.430 -administración central- para iniciar el diálogo cuanto antes «teniendo en cuenta que la pauta salarial de este sector comienza el mes de enero y la realidad económica del país no nos permite demoras a quienes nos toca defender el bolsillo de nuestro compañeros».

La federación FEGEPPBA, por su parte, reclamó una convocatoria «urgente» y recordó que, en la última reunión encabezada por el gobernador Axel Kicillof, se acordó que en enero ya se negociaría el incremento salarial 2023.

El 29 de diciembre último, Kicillof acordó con los gremios de todos los regímenes del Estado bonaerense la última suba del 2022, que fue del 7% y que llevó el piso de aumento para todos los regímenes de la administración central al 97%. La paritaria cerró así dos puntos por encima de la inflación oficial que fue del 94,8%. Algunos sectores consiguieron estirar la diferencia como los auxiliares docentes que terminaron con un incremento final del 105%; los maestros, que obtuvieron una recomposición promedio del 103%, y los médicos que cerraron en 102%.

El Frente de Unidad Docente, que integran FEB, SUTEBA, SADOP, AMET y UDOCBA, también aguarda el llamado a la paritaria, más teniendo en cuenta que el ciclo lectivo arrancará el miércoles 1° de marzo. Claro que en este caso, la negociación que marca el ritmo es la paritaria nacional. El secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, sostuvo este martes en declaraciones a AM530 que la de 2022 «fue buena negociación en función de los niveles de inflación que estamos teniendo» y también destacó el trabajo que viene haciendo el gobierno en materia de infraestructura escolar.

Desde el Ejecutivo adelantaron a Tiempo que analizan llamar a todos los gremios para la próxima semana, aunque todavía no está definida la fecha.