El oficialismo acelera el ritmo de la campaña con la que busca repuntar de cara al 14 de noviembre. El gobernador Axel Kicillof se concentra en los actos de gestión antes de la veda que comenzará el próximo miércoles, mientras que la candidata a diputada nacional, Victoria Tolosa Paz, se prepara para el debate público que tendrá lugar ese mismo día. Los intendentes, por su parte, se concentran en sus distritos y van casa por casa en busca de los que no fueron a votar.

Tras la derrota de las PASO, el oficialismo decidió “provincializar” la campaña y la agenda de Kicillof viene en línea con esa estrategia. En las últimas semanas se concentró en los anuncios provinciales –como el lanzamiento de la vacunación infantil contra el Covid, los viajes de egresados gratis, la suba salarial a la policía– y las recorridas por el interior en busca de mejorar la intención de voto para la Legislatura bonaerense.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el arranque de la semana y antes de la veda para actos de gestión que regirá desde el miércoles, el mandatario tiene en carpeta múltiples actividades. El lunes participará de la botadura de una lancha en Astillero Río Santiago, encabezará el egreso de la primera promoción de policías con la nueva formación y también inaugurará un Centro Biotecnológico  en Mercedes. El martes dejará inaugurada una escuela, entregará escrituras y recorrerá obras en Tres Arroyos.

Tras la veda y tal como ya hizo camino a las PASO, Kicillof volverá a las recorridas territoriales y las reuniones con distintos sectores –comerciantes, productores, empresarios– sin anuncios ni corte de cintas. Pero esta vez pondrá más el énfasis en las “mateadas” y los encuentros cara a cara con vecinos y vecinas, la marca registrada de la campaña que lo llevó a la Gobernación en 2019.

Esas actividades de cercanía son las que más disfruta. “Es donde realmente se siente cómodo”, explican a Tiempo desde su entorno.

En paralelo a la campaña, el gobernador también prepara el proyecto de Presupuesto provincial y de ley impositiva que enviará a la Legislatura una vez que pasen las elecciones. Ese debate ocupará la agenda de la Legislatura del último mes del año y es probable que se dé ya con la nueva composición que se define el 14 de noviembre.

Aunque con un perfil más bajo que en las PASO, Tolosa Paz continúa con las recorridas por los distritos acompañando a intendentes y candidatos locales, mientras se prepara para el debate con el resto de los candidatos a diputados nacionales por la Provincia que tendrá lugar el próximo miércoles en la pantalla de TN. Un anticipo de lo que puede pasar ese día se vio en el 57° Coloquio de IDEA, del que participaron cinco de los seis postulantes al Congreso Nacional –solo faltó Nicolás del Caño del FIT– y donde hubo cruces y chicanas por el empleo y los impuestos.

“Vicky es muy estudiosa, viene preparándose”, remarcan en el entorno de Tolosa Paz, aunque evitan dar detalles. Sí recuerdan que fue ella quien retó al resto de los candidatos a debatir antes de las PASO pero que fue su rival de Juntos, Diego Santilli, quien se negó argumentando que tenía primero que resolver su interna con el postulante de la UCR, Facundo Manes.

Antes del debate, la candidata volverá a disertar ante el establishment. Lo hará mañana en el evento organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP), que preside el empresario Daniel Funes de Rioja, en el hotel Alvear, según anticiparon fuentes de su entorno. Allí expondrá sus propuestas para el Congreso y pondrá en valor las medidas del gobierno. Santilli ya habló ante ese auditorio a comienzos de octubre.

Los intendentes peronistas, ya “empoderados” por el ingreso de Martín Insaurralde y Leonardo Nardini al Gabinete bonaerense, completan el tercer eslabón de la campaña con la que el Frente de Todos busca revertir la derrota de las PASO. En las Primarias, el oficialismo quedó 356 mil votos abajo de las dos listas de Santilli y Manes, que cosecharon 3,2 millones de sufragios contra los 2,9 millones de la boleta de Tolosa Paz. Hubo un alto nivel de ausentismo: por caso, en la tercera sección electoral, la única donde el gobierno ganó, sacó casi 750 mil votos menos que en 2019, mientras que en la primera sección perdió más de 680 mil. El operativo para salir en busca de los ausentes y los decepcionados ya está en marcha, barrio por barrio y casa por casa.   «