El histórico lazo diplomático entre Argentina y Brasil vuelve a recomponerse tras el triunfo electoral de Luis Inázio Lula Da Silva y su futura asunción. Por lo pronto está confirmada la visita de Alberto Fernández a Brasilia el 1 de enero, cuando su par brasileño vuelva a asumir la presidencia de país vecino por tercera vez. En tanto, este jueves se abrió la oportunidad de que Lula visite el país durante diciembre, según confirmaron fuentes oficiales.

De hecho, Jair Bolsonaro y Alberto Fernández nunca tuvieron un encuentro a solas, ni una reunión bilateral, ni un encuentro del Mercosur presencial. En ese contexto hostil, el embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli, se dedicó a sostener el vínculo diplomático y comercial entre ambos países y logró tener un buen vínculo con Bolsonaro. Ahora, con el cambio de signo de gobierno, se espera que ambos países recuperen la sintonía de antaño.

Este jueves Scioli se reunió con 33 integrantes de los equipos técnicos de Lula en el Centro Cultural del Banco de Brasil. Tuvo reuniones con dirigentes de las áreas de energía, minería, ambiente, pueblos originarios, agricultura y, según contaron fuentes diplomáticas a Tiempo, tuvo la oportunidad de “intercambiar opiniones con sus líderes sobre el gran acuerdo binacional de integración que propone la embajada argentina en Brasil”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Scioli también estuvo con Marina Silva, exministra de medioambiente de Brasil y actual coordinadora del equipo. Fue en medio de esas reuniones de intercambio, cuando se hizo presente Lula, quien reafirmó ante Scioli su intención de visitar la Argentina antes de asumir el 1 de enero.

Por lo pronto, Lula tiene que conversar con Alberto Fernández para poder concretar su deseo de visitar la Argentina antes de asumir en su país y, en caso de que el presidente argentino acuerde, se concretará el encuentro diplomático.

A pesar de las idas y vueltas entre ambos países, los dos socios mayoritarios del Mercosur sí tuvieron una posición común, junto a Paraguay, ante la intención de Uruguay de romper el bloque. Los tres países advirtieron que se reservan el derecho de adoptar las eventuales medidas que juzguen necesarias para la defensa de sus intereses en los ámbitos jurídico y comercial en caso de que Uruguay prosiga con las negociaciones individuales.

Uruguay quiere presentar una petición de adhesión al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP). El presidente Luis Lacalle Pou había anunciado su intención de solicitar su adhesión al llamado Acuerdo Transpacífico, que tiene como socios a Canadá, Australia, Brunei, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Las normas del Mercosur tan solo permiten a los países del bloque negociar acuerdos de libre comercio con otros países en conjunto con sus socios y vetan las negociaciones individuales.