Familiares y amigos de Rafael Nahuel encabezaron una marcha en San Carlos de Bariloche tras cumplirse cinco meses de su asesinato en Villa Mascardi, en el marco de un desalojo del grupo Albatros de Prefectura Naval Argentina en el territorio ocupado por la comunidad Mapuche denominado Lof Lafken Winkul.

La columna recorrió la ciudad para terminar en el Centro Cívico; una vez allí, Graciela Salvo, su mamá, habló a los presentes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Destruyeron una familia, su perdida fue muy dolorosa y no dejamos de pensar en él ni un solo día, lo extrañamos mucho”, dijo. Rafa, tenía 22 años al momento de ser asesinado por la espalda.

Además, habló sobre la justicia y la falta de avances de la causa judicial. “Queremos que todos los responsables sean juzgados y quien le disparó por la espalda tiene que estar preso”, sostuvo, agregando que “Macri, Bullrich y todos los que tuvieron que ver con la muerte de mi hijo se tienen que hacer cargo”.

El 25 de noviembre del año pasado, el grupo Albatros de Prefectura realizó una intervención sin orden judicial en la recuperación Mapuche Lof Lafken Winkul, den la zona de Villa Mascardi. El grupo Albatros disparó contra los integrantes de la comunidad y tres Mapuche resultaron heridos con balas de plomo. Rafael, recibió un disparo en su glúteo. Horas más tarde perdió la vida.

“Rafa quería una vida diferente y le cortaron todos sus sueños”, dijo Graciela, ante la mirada de decenas de personas que se acercaron hasta el Centro Cívico a acompañar su reclamo. A cinco meses del asesinato del joven no hay novedades ni avances en la causa que investiga el juez federal subrogante Gustavo Villanueva. A la fecha, ninguno de los efectivos de Prefectura que participó de este operativo está procesado o detenido.

La última semana, se tomó declaración en calidad de testigo a una decena de prefectos, quienes no aportaron mucha más claridad sobre el caso y dejan cada vez más dudas sobre la teoría oficial del enfrentamiento armado.