El presidente Mauricio Macri reforzó el plan político del Gobierno contra el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien investiga una supuesta asociación ilícita para ejercer espionaje ilegal que involucra a jueces, fiscales y periodistas.

Cuatro días después de la exposición del magistrado en el Congreso, Macri juzgó que Ramos Padilla “se presta a un show mediático político”. Y argumentó: “No es un juez que actúe con ecuanimidad. Espero que el Consejo (de la Magistratura) evalúe con todas las pruebas si hay que destituirlo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Presidente se refirió a la actuación de Ramos Padilla durante una extensa entrevista con el programa televisivo La Cornisa. Para hoy, está previsto que el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura, Juan Mahiques, presente hoy el pedido de juicio político contra Ramos Padilla.

En ese contexto, el mandatario sorprendió con afirmaciones sobre su padre recientemente fallecido, Franco Macri. “Era parte de un sistema que se vio extorsionado por el kirchnerismo. Es un delito que cada uno se tiene que hacer cargo”, reconoció.

Y agregó: “Tuve una relación muy intensa. Al final del camino le estoy eternamente agradecido. Siento orgullo por el padre que he tenido”.

Macri se refirió también a las complicaciones económicas que afronta su gestión, insistió en haber cometido “errores de diagnóstico”, pero afirmó -en línea con su mensaje de apertura de sesiones del Congreso del  1 de marzo- que el país está “mejor” que en 2015.

“No prometí pobreza cero, es una tendencia hacia la que trabajo” , puntualizó.

El mandatario prometió que “la inflación de este año va a ser más baja que la del año pasado. Estoy convencido del rumbo que hemos tomado”. Y reconoció: “Me dicen y sé que hay mucha gente que le cuesta llegar a fin de mes”.

Macri aseguró que su gestión atacó “la pobreza estructural” y justificó los tarifazos en diferentes áreas de servicio. “Han aumentado las tarifas de 1 a 7 porque eran tarifas rídiculas y nos estábamos quedando a oscuras. Es la mitad de lo que valen en Chile, la mitad de lo que valen en Brasil”, insistió. 

El mandatario insistió con las críticas a las gestiones kirchneristas. “Nos generó una aparente calidad de vida, dándonos aires acondicionados truchos de alto consumo que ya no se usan en ningún otro lugar del mundo”, puntualizó.

Además, apuntó a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner quien, según analizó, “no está bien, es una persona que no ve la realidad, es una persona que le echa la culpa a los demás de las cosas que ella hizo”.

También aludió a las aspiraciones presidenciales del exministro de Economía Roberto Lavagna. “Tendría que tener más humildad. Estuvo en todos los gobiernos anteriores. Debería hacer una autocrítica. La renegociación de la deuda fue malísima”, juzgó. Y advirtió que el conductor Marcelo Tinelli -hoy en conversaciones con Lavagna- le había declarado interés de incursionar en política a través de Cambiemos.