«Otros, en un momento difícil del país, deciden parar. Nosotros no, nosotros estamos acá trabajando para construir ese futuro mejor para todos». Con esa afirmación, el presidente Mauricio Macri cuestionó este martes el paro nacional contra las políticas de ajuste del gobierno de Cambiemos.  

Macri compartió un acto en Ensenada con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y volvió a atribuir las últimas corridas cambiarias a las “dudas” de los mercados sobre el rumbo que marcarán las elecciones nacionales de octubre próximo. «Volver al pasado sería autodestruirnos», advirtió.

Sin nombrarla, el mandatario ató sus argumentos a la figura de la expresidenta Cristina Fernández. “Sería muy fácil dar un giro hacia atrás, y tomar los recursos que tenemos, que no son muchos, gastarlos todos hoy y comprometer a las futuras generaciones. Pero no lo vamos a hacer”, subrayó. Y agregó: “Sería muy fácil también hoy estar en cadena nacional: yo obligarlos a escucharme hablar todos los días. Y tampoco lo vamos a hacer. O aún mas fácil: con la gobernadora estar inaugurando una obra que no se terminó para sacarnos una linda foto”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Presidente se mostró con Vidal –foco en las últimas semanas de la presión de sectores empresarios para que Macri le delegue la candidatura presidencial- para presentar mejoras de una planta potabilizadora que abastece de agua a 800 mil vecinos bonaerenses.

“Los argentinos hemos decidido no volver atrás. Todos sabíamos que no era fácil superar 80 años de ocultamientos, de mentiras, de corrupción, de promesas incumplidas.

E insistió: “Este es el momento de demostrar cuánto coraje y convicción tenemos. Ahora más que nunca que el mundo o los mercados están dudando de si nosotros vamos a volver atrás”.

El mandatario también insistió en marcar diferencias con el modelo de gestión anterior. “Cuidamos los recursos de la gente. Hacemos licitaciones transparentes, con las mejores empresas, las obras empiezan y terminan en fecha y cuestan lo mínimo y necesario”, puntualizó. Y agregó: “Estamos yendo a la raíz del problema, sacando esas raíces podridas y llevando a cabo este esfuerzo de construir esos cimientos que encaminen a la Argentina hacia un futuro totalmente distinto, que nunca había pasado en décadas”.