El mandatrio argentino hizo un balance de su gestión en materia internacional durante la Asamblea General de la ONU. En su discurso se refirió a la  situación de Venezuela y aseguró que “la dictadura de Nicolás Maduro a sumido al país en una crisis humanitaria sin precedentes». Además reclamó la soberanía sobre las Islas Malvinas y afirmó que Argentina “mantiene su predisposición y el llamado al Reino Unido para reanudar las negociaciones bilaterales”.


Macri consideró que «el rumbo de la inserción global de un país necesita de valores que orienten la acción” y resaltó que «nuestra historia y geografía nos une a una región que valora la democracia, la libertad y los derechos humanos”. 

“La dictadura de Nicolás Maduro a sumido a Venezuela en una crisis humanitaria sin precedentes. El éxodo masivo de millones de venezolanos está afectando gravemente la estabilidad y gobernanza de nuestra región”, señaló el mandatario.

Macri detalló las medidas que tomó su gobierno en la lucha contra el terrorismo internacional pero advirtió que «a pesar de todos los esfuerzos, los argentinos tenemos heridas abiertas». “Seguimos luchando contra la impunidad de los atentados que sufrimos en 1992 a la Embajada de Israel y en 1994 a la sede de la Amia. Que se cobraron la vida de 107 personas y cientos de heridos”, afirmó.

Luego, dijo que el gobierno argentino quiere que “todas las personas involucradas en los ataques se presenten ante tribunales argentinos para que puedan ser juzgados y, eventualmente, condenados”.

“A 25 años del ataque terrorista más brutal en nuestro territorio instamos nuevamente a la República Islámica de Irán a que coopere con las autoridades judiciales argentinas para avanzar en la investigación del atentado contra la AMIA”, sostuvo.

Al principio de su discurso, Macri afirmó: “Tomamos un rumbo que se caracterizó por desempeñar un rol constructivo para enfrentar los desafíos globales apostando por la búsqueda de consenso. Actuando con la convicción de que el mundo es mucho más una oportunidad que una amenaza”.

“Desde que asumí en el 2015 decidimos dejar atrás una etapa de confrontación con el mundo y desarrollar una inserción internacional inteligente. En un contexto global complejo, de incertidumbre y crecientes tensiones geopolíticas”, reflexionó Macri.