Luego de participar en la cumbre del G20 en Hamburgo, el presidente Mauricio Macri celebró el Día de la Independencia a bordo de la Fragata Libertad, amarrada en ese puerto del norte de Alemania.

«Ser independientes significa que nuestro futuro depende de nosotros”, expresó, evitando hablar del presente. Y añadió: «Estamos listos para asumir un rol protagónico en el escenario mundial, pero el más importante es sacar a millones de argentinos de la pobreza».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Macri siguió con frases de ocasión, a miles de kilómetros de distancia de un festejo patrio que no fue: «La patria se vive en el corazón de cada argentino, como los argentinos que viven aquí en Hamburgo y que nos están acompañando, en el corazón de cada jujeño en Humahuaca, de cada bonaerense de Monte Grande, de cada fueguino de Río Grande y en cada argentino que anda por el mundo con su mate bajo el brazo y el pecho lleno de orgullo», afirmó.

El Presidente estuvo acompañado durante el acto por la numerosa comitiva que viajó a Alemania: la primera dama, Juliana Awada; los ministros de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie; y de Hacienda, Nicolás Dujovne, el jefe de la Armada, almirante Marcelo Eduardo Srur, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el vocero presidencial, Iván Pavlosky y las diputadas nacionales Karina Banfi, Silvia Lospennato y Cornelia Schnmidt-Liermann.

Claro que habló del año y medio que lleva de gestión: “empezamos a sentar las bases para la Argentina que queremos, fortaleciendo nuestra economía, generando empleo de calidad, acompañando a los argentinos que necesitan apoyo para salir adelante y avanzando con el plan de infraestructura más importante de nuestra historia».

Dijo que «hablar de la Argentina que queremos es hablar de argentinos que pueden tener una casa propia gracias a los nuevos créditos hipotecarios más baratos que un alquiler; es hablar de los jubilados que por fin han cobrado lo que se les debía gracias a la reparación histórica. Es hablar de que cada argentino tenga agua potable y cloacas. Que la producción de un chacarero de Río Negro llegue al país y al mundo. Que las 800 mil familias que viven en villas y asentamientos estén cada vez más cerca de tener un título de propiedad. Que por primera vez los millones de monotributistas que tengan hijos puedan recibir asignaciones familiares. Que las Pymes puedan tener beneficios para poder crecer y dar trabajo», puntualizó.

«Le mando un abrazo a cada argentino que está celebrando este día en cada rincón del país. Viva la patria!», dijo el mandatario antes de invitar a todos a compartir el tradicional chocolate patrio a bordo de la fragata Libertad.