El presidente Mauricio Macri aseguró no le preocupa la candidatura de la ex presidenta Cristina Fernández en las elecciones legislativas y se mostró confiado en un triunfo electoral de Cambiemos en octubre.

«No me preocupa, tiene todo su derecho a competir», dijo el mandatario sobre la posibilidad de que CFK encabece la lista de candidatos del peronismo en la provincia de Buenos Aires y agregó: “Expresa cosas que le han hecho mucho daño a la Argentina».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Macri responsabilizó a Cristina Kirchner de «no invertir en energía, infraestructura, no cuidar moneda, y que la inflación haya vuelto a afectar a los trabajadores”. “Todas esas cosas han sido muy malas, son las que estamos intentando corregir, porque nos dejaron un país muy dañado», manifestó.

El presidente viajó a la ciudad de Corrientes para celebrar el triunfo de su candidato en las elecciones a intendente en esa localidad.

«Lo que pasó en esta provincia (el reciente triunfo de Cambiemos en la ciudad capital) se va a repetir en el país, el cambio en serio va a ganar en octubre», aseguró en el Club de Regatas de esa ciudad durante un acto junto al gobernador radical Ricardo Colombi y el intendente electo, Eduardo Tassano.

Allí, el jefe de Estado aseguró que su gobierno está «transformando las obras en sinónimo de esperanza y de futuro», para que «nunca más» sean fruto de la «corrupción».

En un breve discurso, el mandatario enumeró las obras que se iniciaron en la provincia, entre las que mencionó el puerto Itá Ibaté, que, dijo, era «el primer nuevo puerto que se construye en el país después de 23 años».

«Estas obras generan trabajo del bueno para la gente», dijo Macri, que también mencionó las obras para la construcción de la nueva autovía de la ruta 12 y la licitación para construir otro puente que una Corrientes con Chaco.

El Presidente también se refirió a las obras para evitar inundaciones, y recordó que «están en marcha obras definitivas» para que «la lluvia vuelva a ser una bendición y no una desgracia». «Obras que se transformen en realidades concretas y no relatos», apuntó.