Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE


...
(Foto: Diego Martinez)

...
(Foto: PEDRO PEREZ)

Decenas de organizaciones convocaron a marchar hoy a la embajada de Bolivia para repudiar el golpe de Estado promovido por el ejército contra el gobierno de Evo Morales. Una masiva movilización de alrededor de 20 mil manifestantes concentró a las 13 horas en el Obelisco para avanzar hasta la sede del gobierno boliviano en Buenos Aires.

Las últimas columnas llegaron a Corrientes al 500 sobre las 16 hs. Varias organizaciones de la  comunidad boliviana en la Argentina participaron de la marcha de la que también formaron parte sindicatos como las CTA, ATE, CTERA, CONADUH, AGD, APOPS, SiPreBA, entre otros gremios.

También participaron organizaciones y movimientos sociales como la CTEP, la CCC, Barrios de Pie, La Poderosa y El Polo Obrero. Estas últimas integradas también por numerosos contingentes de residentes bolivianos en el país.

Fueron de la partida organizaciones y partidos políticos como el Partido Solidario, Nuevo Encuentro, Seamos Libres, el MST, el Partido Obrero y el PTS. Estuvieron presentes dirigentes políticos como Juan Carlos Junio (PSOL), Martín Sabbatella (NE) Nicolás Del Caño, Gabriel Solano, y Vilma Ripoll (FIT-U).

La convocatoria, que coincidió en horario y destino, en rigor, se originó desde diferentes espacios políticos que, con planteos sutilmente diferentes, coincidieron en el repudio a lo que consideran un golpe de Estado.

...
(Foto: Diego Martinez)

...
(Foto: Diego Martinez)

Por un lado, el Movimiento Evita, la CTEP, la CTA, Nuevo Encuentro, el Frente Patria Grande, la CCC, Somos/Barrios de Pie y La Poderosa mediante un comunicado convocaron y señalaron que «frente a la triste noticia del golpe de estado contra presidente Evo Morales, el pueblo argentino y sus organizaciones nos movilizamos para defender la democracia y la paz en nuestro continente”. Al mismo tiempo destacaron que “nos auto convocamos desde ahora en defensa de la democracia y nos movilizamos en solidaridad con el pueblo boliviano que, durante todos estos años, ha trabajado muy duro para construir un país soberano y justo».

...
(Foto: Diego Martinez)

...
(Foto: Diego Martinez)

...
(Foto: Diego Martinez)

Por el lado del PSOL, en una declaración publicada ayer aseguraron que “las Fuerzas Armadas de Bolivia, junto a sectores policiales autoacuartelados y civiles violentos, han dado un golpe de Estado clásico en el vecino país y han obligado a renunciar al presidente Evo Morales, al vicepresidente Álvaro García Linera y a todo su gobierno». Para el partido liderado por Carlos Heller “estamos ante una derecha que, lejos de respetar las instituciones, ha quebrado el régimen democrático en el Estado Plurinacional de Bolivia y ha desencadenado un escenario de violencia generalizada” y sostienen que “a la interrupción de la democracia es necesario responder con más democracia” por eso llaman a “desconocer el gobierno de facto promovido por los opositores Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho y a realizar todos los esfuerzos para contribuir al restablecimiento de la democracia en el vecino país”.

La CTA, por su parte, convocó a movilizar, “contra el golpe fascista en Bolivia” y se declaró “indisolublemente ligada con el pueblo de Bolivia y su presidente Evo Morales Ayma”.

...
(Foto: Diego Martinez)

...
(Foto: Diego Martinez)

Por el lado de la izquierda, el PO-FIT emitió un comunicado en el que denuncia que «con la renuncia de Evo Morales -a pedido de las FFAA, el alto mando policial y toda la oposición política boliviana- se consuma un golpe de Estado en Bolivia» y que «el intento de otorgarle un barniz democrático al golpe no soporte el menor análisis, porque se consuma luego de que Evo Morales obtuviera el primer lugar en las recientes elecciones y de que accediera, luego, al reclamo amañado de que se realicen nuevas elecciones». 

Al mismo tiempo denuncian «el apoyo de los gobiernos latinoamericanos que integran el Grupo de Lima y el imperialismo yanqui (para) asestarle un revés a las rebeliones que protagonizan los pueblos latinoamericanos contra los planes de austeridad de los distintos gobiernos.». Pero además, se lamentan por «la renuncia de Evo Morales ” que, consideraron, “representa una capitulación política que sólo traerá más ataques y represiones contra las masas» y que, en este contexto, «la derrota del golpe es una tarea que ha quedado reservada a la acción de los obreros y campesinos bolivianos». Al mismo tiempo se proinuncian por un paro general regional convocado por la COB boliviana, la CGT de Argentina y la CUT del Brasil, entre otras centrales obreras al tiempo que siguen «con expectativa las movilizaciones que se desarrollan en El Alto y en todo Bolivia para derrotar el golpe».

...
(Foto: Diego Martinez)

La Corriente Federal de Trabajadores no participó de la movilización pero mediante un comunicado repudió el golpe y reclamó “la restitución del cargo al presidente Evo Morales” y denunció la “escalada de extrema violencia desatada contra el pueblo boliviano por parte de organizaciones fascistas” con el propósito de “restaurar su poder colonial, racista y elitista”.

Para la CFT “las fuerzas regresivas no reconocen su derrota electoral y se niegan a enfrentar nuevamente en las urnas a Evo Morales” porque “prefieren ahogar en sangre al pueblo de Bolivia antes que tolerar que el mismo siga su derrotero de libertad, justicia e igualdad”. Por eso exigen “al gobierno argentino que condene el golpe de Estado y exija la restitución inmediata del presidente constitucional Evo Morales”.

El Consejo Directivo de la CGT también repudió el golpe mediante un comunicado con fecha del lunes 11. Allí señalan que “el motín está dirigido contra el presidente constitucional Evo Morales quien había convocado a un nuevo proceso electoral y llegó incluso a presentar su renuncia buscando que prime la convivencia pacífica, el respeto a la vida y la integridad de las personas.”
Por eso aseguran que “es el pueblo boliviano quien debe decidir sobre su destino en elecciones libres e informadas sin ningún tipo de persecución y proscripción”. Sin embargo omitieron definir una medida de acción para poner en la calle ese reclamo.