Después de más de un año de trabajo mixto por la pandemia de Coronavirus, la Cámara de Diputados volverá a sesionar de manera presencial bajo el protocolo de recinto protegido. Este jueves, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, firmó la resolución que sella el acuerdo alcanzado tras un encuentro realizado el miércoles con el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri. 

¿Cómo es el protocolo de recinto protegido? Según la disposición de la Cámara de Diputados podrán estar presentes en todas las sesiones que sean convocadas respetando las medidas de prevención establecidas por las autoridades sanitarias y siempre que posean resultado negativo de COVID-19. Los mismos se podrán constatar a través de test de PCR por hisopado nasofaríngeo o por saliva en las 72 horas previas al inicio de la sesión o de un test rápido antigénico en las 48 horas previas al inicio de la sesión. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Como viene sucediendo hasta el momento, las autoridades de la Cámara dispondrán un dispositivo, a cargo de la Dirección Médica de Diputados, que preside el doctor Marcelo Halac,  para el testeo quienes deban participar de las sesiones y elijan realizar el testeo en el Congreso.  

Respecto a la labor parlamentaria en las comisiones, el artículo 3 de la resolución de Massa prevé que “se permitirá la presencialidad, respetando las medidas de prevención establecidas por las autoridades sanitarias para las reuniones de comisión que se desarrollen en el ámbito de la HCDN, utilizándose espacios de dimensiones que permitan el distanciamiento establecido en los protocolos vigentes”. “Las autoridades de las comisiones podrán decidir por la opción de trabajo mixto (presencial y remoto) o remoto. Quienes se encuentren comprendidos en los artículos 4° y 5° de la presente resolución podrán asistir y participar de las reuniones en forma remota”, agrega. 

De todas maneras, aunque en menor medida, continuará habiendo un grupo de exceptuados de participar en forma presencial. Los mismos serán los que tengan Inmunodeficiencias: congénita, asplenia funcional o anatómica (incluida anemia), VIH dependiendo del status; personas con medicación inmunosupresora o corticoides en altas dosis (mayor a 2 mg/kg/día de metilprednisona o más de 20 mg/día o su equivalente por más de 14 días); pacientes oncológicos y trasplantados. Los legisladores exceptuados podrán participar de manera remota en los términos de lo establecido en el Protocolo de Funcionamiento Parlamentario Remoto aprobado por la Cámara el día 13 de mayo de 2020. 

Por otro lado, el artículo 5 asegura que “no podrán asistir presencialmente a las sesiones ni a las reuniones presenciales de comisión quienes tengan un diagnóstico positivo de Covid-19 ni las personas consideradas ‘contacto estrecho’ de un caso confirmado”. También se continuará con el funcionamiento de una comisión evaluadora que será designada en Labor Parlamentaria. 

Como contó Tiempo, para la semana que viene se espera la presencia del ministro Martín Guzmán, que defenderá el Presupuesto 2022 ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda que preside Carlos Heller. Y también se especula con la posibilidad de un llamado a sesión.

Por ahora se evalúa la inclusión en el temario del proyecto de ley que busca continuar con un régimen de promoción para el sector ovino. La iniciativa se aprobó en mayo en el Senado y establece fondos y un programa para potenciar la actividad en todo el país. La letra chica reza que por el plazo de 10 años el Poder Ejecutivo deberá incluir en el Presupuesto Nacional un monto anual a integrar en el Fondo Fiduciario para la Recuperación de la Actividad Ovina de 850 millones de pesos, que era hasta el pasado 5 de abril de 20 millones.