Con el ojo puesto en la posibilidad de que los argentinos concreten el deseo de la casa propia, el gobierno de Alberto Fernández tiene planeado enviar en los próximos días al Congreso un proyecto de ley que prevé la terminación y entrega de 55 mil viviendas. Habían sido demoradas y abandonadas durante el gobierno del expresidente Mauricio Macri.

La iniciativa es impulsada por el flamante ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, Jorge Ferraresi, quien fue recibido el martes por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, para conversar respecto del proyecto que impulsa la construcción de viviendas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Tras el encuentro, que se realizó en el Salón de Honor de la Cámara Baja, del que también participó el secretario de Hábitat, Santiago Maggiotti, Ferraresi explicó: “Muchas de estas viviendas presentan un importante grado de deterioro. Buscamos tener una ley que nos permita finalizarlas y entregarlas a argentinos y argentinas que sueñan con una casa propia”.

El exintendente de Avellaneda, vicepresidente del Instituto patria, se hizo cargo de la cartera el 19 de noviembre, tras la crisis habitacional que se profundizó con la pandemia y que terminó con la salida de María Eugenia Bielsa. El hombre cercano a Cristina Fernández de Kirchner propone dejar de lado el concepto de vivienda social para ir hacia la posibilidad de que los argentinos tengan un hogar con posibilidad de ascenso social.

El proyecto aún no ingresó formalmente en Diputados y no está en el temario de sesiones extraordinarias pedidas por el Presidente de la Nación.  Se enmarca en una de las propuestas para la construcción de viviendas en las que viene trabajando el gobierno tras el lanzamiento del programa federal Casa Propia, que cuenta con una inversión de casi $900 mil millones de pesos para 264 mil soluciones habitacionales.

El convenio de adhesión al Programa federal «Casa Propia – Construir Futuro» fue firmado en Río Grande, en el marco de la apertura de las capitales alternas, con el gobernador de la provincia de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. También la semana pasada lo firmó el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en un acto encabezado por Alberto Fernández en Olivos. En ese marco anunciaron la construcción de 3000 viviendas en Quilmes, Avellaneda, Berazategui y Florencio Varela.