Con la vuelta a la presencialidad en todos los sectores y tras un año y medio de trabajar de manera mixta, predominando lo remoto, la Cámara de Diputados se preparaba hoy para volver a sesionar bajo la modalidad histórica de hasta antes de la pandemia. Todos los diputados fueron convocados el viernes para estar este martes a las 11 en el recinto.  

El motivo era volver a la actividad tras las elecciones PASO y antes de las generales de noviembre. El objetivo era tratar el proyecto de ley que propone un etiquetado frontal en los productos alimenticios que advierte el contenido de nutrientes críticos en los alimentos. Además había otras iniciativas, como la que brinda beneficios a los trabajadores de las viñas o la que propone atender a las personas que están en situación de calle.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El tratamiento de los proyectos quedó en el medio de la disputa política de los dos bloques mayoritarios: el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. El oficialismo buscaba dejar en evidencia los palos en la rueda que ponen los opositores cada vez que se pretende avanzar en el Parlamento. Los opositores buscaban dar un mensaje de reclamo ante el manejo que consideran arbitrario de quienes son la primera minoría en la Cámara. 

A las 11.45 el presidente del cuerpo legislativo, Sergio Massa, dio por caída la sesión. No se logró el quórum necesario para debatir los proyectos. El FdT necesitaba 129 legisladores y sólo 122 estuvieron sentados en sus bancas. El número incluyó a los dos diputados del Frente de Izquierda, a los del bloque de José Luis Ramón y a dos radicales de la provincia de Mendoza, Claudia Najul y Federico Zamarbide. 

La presencia de los mendocinos generó ruido hacia adentro del interbloque de Juntos por el Cambio. La principal fuerza opositora había definido no dar quórum si la presidencia de la Cámara no aceptaba abrir el temario con los proyectos de su interés. Pedían incluir ley ovina, emergencia educativa y boleta única.  Tras la resolución del Senado de la provincia de Mendoza, que pedía sus representantes nacionales aportar el número para iniciar el debate, tanto Alfredo Cornejo como Jimena Latorre se iban a sumar a Najul y Zamarbie. Sin embargo, según pudo saber Tiempo, no llegaron con los vuelos.   

Las decisiones por representación regional ya se había visto en el interbloque con otros diputados, como los de la provincia de Jujuy, que responden al gobernador Gerardo Morales, y que apoyaron iniciativas del Ejecutivo como el aporte solidario. 

Al bloque que preside Máximo Kirchner le faltaron cinco diputados: José Luis Martiarena (jujeño que propuso nacionalizar los depósitos), Karim Alume Sbodio (San Luis), Juan Mosqueda (Chaco), Alcira Figueroa (Salta) y Graciela Navarro (Santiago del Estero).

En su cuenta de Twitter, Figueroa informó que no acudió a la sesión por estar con Covid. Además, el oficialismo contaba con dos diputados menos. Facundo Moyano y Cristina Álvarez Rodríguez renunciaron a sus bancas y en esta sesión debían jurar sus reemplazantes. 

La pelea en el recinto continuó por las redes. Kirchner cerró las expresiones en minoría apuntando duramente la actitud de los cambiemitas. “Lo que han podido ver es cómo se comportan cuando apenas en unas PASO pudieron obtener un resultado favorable. Vuelven a ser los mismos de siempre. Vuelven a ser los que endeudaron al país, los que en este Congreso en el 2010 votaron el 82% móvil, pero cuando fueron gobierno lo único que hicieron fue recortar los haberes de los jubilados con la reforma previsional. Vuelven a ser los mismos de siempre”. 

En clave electoral, agregó: “Lo que tenemos que tener claro es, como fuerza política, como Congreso, y aquellas organizaciones que luchan contra verdaderas corporaciones que tratan de dominar el Congreso con diferentes fuerzas políticas, cómo ejercer la ciudadanía su voto. Y dónde van a encontrar eco en la ciudadanía, no sin discutir, no sin debatir, para avanzar con cuestiones que tienen que ver con mejorar la calidad de vida de la gente en la diaria”. 

Por la tarde, el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro se expresó en twitter: “Hoy la oposición bloqueó cuatro leyes a favor de la gente. Después de acompañarlas en comisiones, faltaron a la sesión con excusas. La verdad es que nuevamente cedieron al interés y al privilegio de unos pocos por encima de los argentinos y las argentinas”. 

No tardó nada en recoger el guante Negri: “Ministro hay una palabra que el Gobierno debería empezar a internalizar: consensuar. La sesión que pidió su bloque no contempló los pedidos de la oposición. ¿Acaso la Emergencia Educativa y cambiar la Ley de Alquileres no son clave para la gente? El Congreso ya no es una escribanía”, respondió por la misma red social. 

Tras la sesión frustrada, en la que, por primera vez, el Frente de Todos no logró reunir quórum, siguieron las reuniones en el despacho de Sergio Massa.  En principio con la ampliación de temario, el etiquetado frontal de alimentos se trataría la semana que viene en una mega sesión. Se sumarían otros proyectos propuestos por Juntos por el Cambio.

También podrían entrar otros del bloque Consenso Federal que impulsa el tratamiento del proyecto que busca proteger la diversidad marina, a través de la creación de un Área Marina Protegida Bentónica, en la zona conocida como Agujero Azul. Por su parte, los cordobeses piden la cesión a la provincia del terreno del campo La Perla y el tratamiento de un proyecto de Alejandra Vigo para trabajadores rurales.  El diputado rionegrino Luis Di Giácomo pidió al igual que Alejandro Topo Rodríguez que se incluya la ley ovina. Por su parte, los socialistas de Santa Fe pidieron la derogación de la Ley de Alquileres.