Desde Los Toldos, adonde el PJ bonaerense rindió homenaje a Eva Perón a 103 años de su nacimiento, Máximo Kirchner pidió dar el debate político –que hoy atraviesa al Frente de Todos– «de cara a la sociedad» y «con la sociedad», al tiempo que volvió a marcar que el mayor desafío del gobierno es «recuperar el poder adquisitivo». En esa misma línea, Axel Kicillof pidió «no olvidar para qué se ganaron las elecciones en 2019».

El presidente del PJ primero, y el gobernador después, hablaron en el final del homenaje que rindió la dirigencia peronista a Evita, en la Casa Museo Eva Perón. Ese espacio, inaugurado en lo que fue su casa natal, pasó ayer de manos del municipio de General Viamonte al Instituto Cultural y será ahora administrado por la Provincia. El acto llegó tras un plenario de la rama femenina del PJ bonaerense y una recorrida de autoridades, intendentes y militantes por el complejo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Kirchner arrancó su discurso contando cómo conoció a Evita cuando era solo un niño y la influencia que tuvo su abuela materna, Ofelia Wilhelm, quien era sindicalista y supo integrar la rama femenina del PJ durante muchos años. Su casa, contó, estaba llena de cuadros de la Eva «empilchada, de gala» y también de la Eva «más combativa», como los que forman parte del museo. «Saben que vengo de un hogar sumamente peronista, pero con mucho debate, eh», dijo entre risas y agregó: «Si algunos se asustan con lo que ven ahora…».

Tras repasar el legado de Eva y asegurar que fue «una adelantada» para su época, el diputado nacional retomó la línea que trazó la vicepresidenta Cristina Fernández al transparentar que en el Ejecutivo nacional no hay pelea sino «debate político» y que es por la economía, la inflación y los sueldos de los trabajadores. Como en sus últimos discursos, dijo que el desafío es que «el pueblo vaya recuperando poco a poco su poder adquisitivo» y llamó a la militancia a reencontrarse tras la pandemia y a dar la discusión en las unidades básicas, en los centros culturales, en los barrios.

«Más allá de las consecuencias económicas que dejó la pandemia, no nos pudimos ver y la política es también eso: juntarse, debatir, a veces pelearse y volver a amigarse, pero para poder dar esa discusión, buscar esa síntesis superadora de cada verdad relativa», dijo. Y en este punto fue que llamó a dar el debate, pero de cara a la sociedad. «Sepamos que los debates políticos que debemos dar deben ser de cara a nuestra sociedad, y no solo de cara sino integrando a nuestra sociedad a ese debate, porque cuando la gente participa, se reduce el margen de error de las dirigencias», dijo antes de disparar, en un nuevo mensaje al presidente Alberto Fernández, que ni a Néstor ni a Cristina Kirchner «les tembló la pera para defender a los trabajadores».

Kicillof fue el encargado de cerrar el acto que se realizó sobre un escenario montado en la puerta del Museo. El gobernador repasó el legado de Eva Perón y subrayó que se ganó su lugar en la historia no por ser la esposa de Juan Perón sino “por su tarea, por su obra”. Reivindicó el rol de las mujeres en política y mostró una vez más su alineamiento político al señalar que “hoy nos conduce una mujer”, en alusión a Cristina Kirchner.

El mandatario aseguró también que en su gobierno están convencidos de que «donde hay una necesidad hay un derecho», pero que además «hay una obligación por cumplirlo» por parte de quienes tienen la responsabilidad de gestionar. “Nadie se puede olvidar para qué ganamos las elecciones, las ganamos para hacer valer esos derechos”, dijo en referencia a la defensa de los más postergados. Y lanzó: “El recuerdo de Evita tiene que picarnos todos los días para seguir militando”. «