Al cumplirse cuatro años de su detención, Milagro Sala dejó varias definiciones en distintos reportajes. La dirigente de la Tupac Amaru aseguró que tanto ella como sus once compañeros presos en Jujuy son detenidos políticos, además apuntó que “si tuviera que hacer todo, lo volvería hacer, volvería a seguir trabajando y militando por el pueblo de Jujuy”. Respecto de sus expectativas expresó que espera “que pronto se termine esta agonía. Esperemos que se vuelva una justicia democrática y no una partidaria”.

La dirigente social en una entrevista a la radio FutuRock aseguró respecto del trabajo que llevó adelante con la Tupac que “lo volvería a hacer porque estoy convencida de que hay que cubrir la necesidad del otro. La gente está esperando que los dirigentes le resuelvan los problemas. Como dice Cristina (Kirchner), no me arrepiento de haber trabajado tanto”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Con el nuevo Gobierno, tengo esperanza que cambie el viento del Poder Judicial y se termine el revanchismo para poder quedar en libertad”, dijo Milagro y agregó: “No quiero presionar a Alberto ni nada, pero espero que pronto se termine esta agonía. Esperemos que se vuelva una justicia democrática y no una partidaria”.

“Quiero justicia, quiero mi libertad. Esto es político, ya son cuatro años. Al lado mío hay once compañeros detenidos”, exigió la dirigente tupaquera. “En Jujuy nos usaron como laboratorio para el resto de Latinoamérica”, señaló en referencia a la persecución política, judicial y mediática. También ratificó su aspiración a “ser gobernadora de Jujuy”.

También lee: Adhesión de parlamentarios-del-Parlasur

En otra entrevista, a EL Destape Radio, se refirió a las declaraciones de Alberto Fernández, quien consideró que ella no es una presa política: “Alberto es abogado. Yo simplemente soy una militante del campo popular. Yo sí siento que somos presos políticos. Nos detuvieron para poder gobernar y hacer negociados con las grandes empresas”.

Sala reafirmó el sometimiento del Poder Judicial al político: “Hace cuatro años once compañeros y yo estamos detenidos injustamente por haber trabajado por los que menos tienen” y apuntó contra Gerardo Morales: “sigue siendo mi carcelero porque sabe que si sale Milagro Sala no va a poder gobernar”.

Sobre la gestión de Morales, Sala afirmó: “Jujuy podría recaudar cobrando los impuestos que debe y no dependería de la coparticipación. Hoy no le cobran a las grandes empresas y sacrifican a los jujeños. Él sabe que si estamos afuera, eso no va a ocurrir. Nosotros denunciaríamos la corrupción. Es la provincia con más desocupación y que más deuda tiene. Tenemos préstamos internacionales que tenemos que pagar en dólares. Los jujeños estamos embargados en todo” y agregó que “ellos siguen con la propaganda de que ‘Milagro Sala es violenta’”, para desviar la atención y que “no le destapemos la olla de la corrupción”.

En ese sentido, agregó: “Yo estoy presa hace cuatro años y siguen los cortes de ruta y los reclamos. Y no es porque banquen a Milagro, es porque no hay trabajo ni hay paritarias. Morales dijo que no va a pagar el bono porque no tiene plata. El gobernador tiene que rendir cuentas”.