Mientras distintos organismos de derechos humanos le reclamaron al Gobierno nacional que cumpla con el fallo de la ONU que pide la liberación inmediata de Milagro Sala, Gerardo Morales salió a desmerecer al Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias que tomó la resolución: «Su opinión es bastante liviana.»

En rueda de prensa, el gobernador de Jujuy cuestionó duramente la investigación realizada por Naciones Unidas: «Afirmar que está presa por el acampe y desconocer que se robaron 29 millones de pesos, algo que hemos visto todos los argentinos, no se ajusta a la verdad. Hay desconocimiento de situaciones, cerraron un informe a abril por lo que no tienen toda la historia. Desconocen que ya es cosa juzgada, que no tienen fueros los parlamentarios del Mercosur y además hay dos prisiones preventivas dictadas en causas contra Sala, hay una megacausa, así que me parece que no han contado con toda la información.»

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El mandatario, además, puso en duda la imparcialidad del Grupo de Trabajo: «La resolución lo desacredita porque se sostiene de premisas que son falsas. Casi diría que la línea argumental es la misma de la presentación del CELS». Desde el organismo, que fue el que denunció el caso ante la ONU, le respondieron con firmeza: «Las afirmaciones son incorrectas, el Grupo analizó todas las causas judiciales que hay contra Sala y decidió que la detención es arbitraria».

Morales, por último, dejó en claro que no tiene ninguna intención de hacer lugar a la decisión de la ONU: «Esto se trata de una opinión que luego se reporta a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que no es vinculante, con lo que no genera ningún tipo de obligación sobre el Estado argentino o sobre el Poder Judicial.»