El candidato a gobernador de Córdoba por UCR-Cambiemos, Mario Negri, defendió este domingo el apoyo explícito que recibió de parte de referentes nacionales de la alianza de gobierno y cuestionó a su rival Juan Schiaretti porque “en la campaña reinó el silencio”.

“Uno no tiene que tener vergüenza de mostrar a sus amigos”, dijo sobre el controversial apoyo de Elisa Carrió y la posterior visita de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

Aunque reforzó la idea de que la elección cordobesa requiere de una lectura provincial, recordó que Schiaretti también recibió el apoyo del exministro Roberto Lavagna, y el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey. Y, en tono de chicana, también mencionó al exjefe de Gabinete del kirchnerismo, Aníbal Fernández, y el conductor Marcelo Tinelli.

“La nuestra es una competencia con diferencia de recursos. Competimos contra el Estado”, enfatizó luego de votar en la escuela Zorrilla, en el barrio Cerro de las Rosas.

Además, Negri cuestionó la decisión de Schiaretti de evitar un debate de candidatos y aseguró que durante la campaña “reinó el silencio” de parte del mandatario y aspirante a la reelección por un tercer período. “El gobernador no habló en toda la campaña. Pensé que iba a debatir que es lo que dijo siempre”, apuntó.

Por último, Negri volvió a cuestionar el sistema de boleta única de papel que este domingo se utiliza en Córdoba como sistema de votación y que ya cosechó observaciones en la Justicia. “Es una boleta sábana dentro de una boleta única”, subrayó.

Negri nació en Nogoyá, Entre Ríos, pero desarrolló su carrera política en Córdoba, original bastión radical desde 1935 cuando gobernó Amadeo Sabattini.

Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de Córdoba y allí empezó a militar en Franja Morada. Luego se pasó a las huestes del Movimiento de Renovación y Cambio, agrupación del radicalismo fundada por Raúl Alfonsín en 1972.

Tuvo cargos partidarios y legislativos. Fue vicegobernador de Córdoba entre 1987 y 1991 durante el segundo mandato de Eduardo Angeloz quien, cuando entró de licencia por la campaña presidencial, lo dejó al frente de la provincia. Ya en el 2007 había sido candidato a gobernador.

Negri es diputado nacional y preside desde diciembre de 2013 el bloque de la UCR en la Cámara de Diputados, que integra la alianza de gobierno Cambiemos. Desde allí defendió todas y cada una de las leyes impulsadas desde el Ejecutivo. Dentro del radicalismo integra el sector más amarillo, junto a otros dirigentes que sellaron la suerte del centenario partido a la aventura PRO.

Sin la presencia del presidente Mauricio Macri en la campaña, Negri recibió primero el polémico respaldo de Carrió –y sus desafortunadas afirmaciones sobre la muerte de José Manuel De la Sota- y luego la compañía de Vidal. Este domingo comprobará si esos gestos contribuyeron a dar la pelea por la gobernación provincial, la pelea que el radicalismo decidió dar en modo fractura.