Las empresas Indra y Smartmatic competirán en la licitación para realizar el recuento provisorio de los votos en las PASO y las elecciones generales. Por decisión del presidente, Alberto Fernández, el pago será en pesos y no en moneda extranjera, como había establecido el gobierno de Mauricio Macri.

El Ministerio del Interior cerró este jueves el plazo oficial para la recepción de propuestas para la licitación del recuento provisorio. A partir de ahora se abre una etapa de análisis a cargo de la Comisión Evaluadora, que elevará informes técnicos sobre las propuestas presentadas para definir la más adecuada para prestar el servicio de recuento provisorio.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según pudo saber Tiempo Argentino, los aspectos económicos tienen un 70% de incidencia a la hora de tomar esa decisión mientras que las variables técnicas influyen en un 30%. Desde el Gobierno nacional consideraron como “buenas” a las ofertas, desde el aspecto económico, y ahora serán evaluadas desde el aspecto técnico, tarea a cargo de la Comisión Evaluadora que presentará un informe oficial.

La empresa Indra realizó el escrutinio provisorio de los votos -que no tiene validez legal- entre 1997 y 2017, mientras que la venezolana Smartmatic lo ejecutó en las elecciones presidenciales de 2019, bajo fuertes cuestionamientos del Frente de Todos. Para este año, Indra pidió un pago de 1.594 millones de pesos, mientras que Smartmatic propuso hacerlo por 1.704 millones de pesos.

Bajo la administración Fernández, el Ministerio del Interior, que conduce Eduardo De Pedro, fue el que quedó a cargo del llamado a licitación para el escrutinio provisorio. El proceso se inició el 5 de enero, cuando se hizo público el anteproyecto del pliego de bases y condiciones para licitar el recuento provisional. Por primera vez, una resolución de este tipo habilitó a través de una pre publicación de un pliego, a que fuerzas políticas, organismos electorales, empresas y organizaciones civiles tuviesen la posibilidad de realizar observaciones y aportes relevantes con la intención de mejorar en el pliego.

Además, Interior fijó que los precios se paguen en moneda nacional a diferencia de la licitación en dólares realizada por el gobierno anterior. Según explicaron fuentes oficiales, este cambio a moneda nacional significó, a la vista de las propuestas presentadas, una disminución y ahorro de alrededor del 25% de los costos en dólares si se compara su valor con el costo de la misma licitación realizada hace cuatro años.

El 10 de febrero la Dirección Nacional Electoral (DINE), también dependiente de Interior, publicó el pliego final de condiciones para licitar, incorporando a su redacción 21 puntos basados en observaciones y sugerencias de distintos actores.