El diputado nacional por La Rioja, Héctor Olivares, quién fue baleado este jueves por la mañana en la esquina del Congreso, es un hombre de perfil bajo dentro de la Cámara de Diputados.

Presidente de la UCR de esa provincia y titular de la Comisión de Transporte, cobró notoriedad en los medios en febrero pasado, cuando presentó un recurso ante la Corte Suprema para que el alto tribunal declarara inválida la consulta popular que avaló la enmienda a la Constitución riojana, reforma que permitía al gobernador peronista Sergio Casas competir por un nuevo mandato.

Como presidente del Comité Provincial de la UCR de La Rioja, Olivares presentó un recurso junto al diputado Marcelo Germán Wechsler (PRO), con el patrocinio de los abogados Ricardo Gil Lavedra y Mariano Genovesi, para impedir la reelección de Casas, que el máximo tribunal avaló.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Olivares es un hombre de poca actividad en la cámara  Baja. El miércoles participó, sin mayor preponderancia, del plenario de Diputados que debatió la ley antibarrabravas. Su actividad en el Parlamento siempre se limitó a aportar quórum y firmas y nunca busco ser una espada parlamentaria del oficialismo.

El dirigente riojano asumió como diputado en diciembre de 2015 luego de encabezar la lista de diputados nacionales por Cambiemos en su provincia y de obtener más del 50% de los votos.