En una entrevista con Tiempo, Omar Plaini, secretario general del Sivendia (Canillitas) señaló que la intervención del sindicato es una aberración jurídica que obliga a una respuesta de CGT. Lo propondrá el próximo jueves, en una reunión del Consejo Directivo de la central obrera.

–¿Cuál es el significado político de la intervención?

–Es insólito. Es un juez en lo criminal y correccional sin competencia laboral. Nada de lo que ha hecho se ajusta a derecho. La intencionalidad política apunta no solo contra Canillitas. El juez cambió la caratula de una causa que había prescripto y que aceleró en el último mes y que era cosa juzgada: ganamos la elección en 2013 y una sentencia de la Sala 10 así lo determinó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–¿Cómo fue el resultado de la elección?

–Sacamos el 89% y la lista opositora, el 9 por c iento.

–Ellos se manifestaron en contra de la intervención…

–Tarde se acordaron, porque iniciaron una causa que después discontinuaron pero intervino un juez. Es por adulteración de documento público pero acá hubo un acto privado. ¿Cuál es el documento público? Pasaron cuatro años de la denuncia.

–¿Qué están haciendo para responder a la intervención?

–Estamos apelando en lo penal y en lo laboral. Fuimos a denunciar ante la OIT la violación de los convenios que sostienen que en un país donde se vulnera la libertad sindical no hay Estado de Derecho. Seguramente va a haber una dura sanción de la OIT.

–¿Es una bisagra en la ofensiva del gobierno sobre el movimiento obrero?

–El Poder Ejecutivo dice que tenemos convenios de 1919, que hay mafias sindicales y de abogados laboralistas. Eso envalentona a algunos jueces. Que hay un avance contra las organizaciones sindicales no cabe duda.

–Después del paro nacional, el gobierno lejos de recular profundizó sus ataques…

–El gobierno dice que después de octubre van a avanzar sobre la previsión social y otros aspectos. La unidad por abajo está, hay que hacer la unidad de los dirigentes para un cese de actividades con una gran movilización y decirle ¡basta! a este gobierno. ¿Qué más hay que esperar?

–¿Está madura esa idea entre las demás organizaciones?

–Lo voy a plantear en el Consejo Directivo de la CGT. De ahí va a salir una resolución. No hay que esperar más. En la asamblea del miércoles en la puerta de Canillitas estuvieron Juan Pablo Brey, Sergio Romero, Rodolfo Daer, Víctor Santa María, Facundo Moyano, y todos se expresaron en la misma línea.

¿Lo de Canillitas es la gota que rebalsó el vaso?

–Probablemente lo sea. Hay otros gremios allanados e intervenidos pero esto es una aberración jurídica, penal y laboral.

–Si no se toma una medida es esperable que el gobierno avance…

–El gobierno sigue avanzando. Está en la esencia de ellos, lo que piensan y lo que hacen. Tiene que estar en la actitud nuestra decir «basta, así no podemos continuar».

–¿Tiene que ser antes de las PASO?

–Los conflictos sociales son permanentes. Si quedamos  sujetos a las elecciones estamos liquidados, nos quedamos quietos y votamos cada dos años. No nos puede paralizar un proceso electoral. A mí me golpean la puerta del sindicato los compañeros todos los días. ¿Les digo que esperemos las elecciones?

–¿Ve una relación entre la intervención de Canillitas y la fusión de Telecom y Cablevisión?

–No creo en las casualidades, creo en las causalidades. Es la séptima vez que este gremio es intervenido. Todos saben qué posiciones tenemos en la defensa de los derechos y en la defensa de la Ley de Medios. Si a alguno le molesta, lo lamento pero a mí me eligieron para defender los intereses de los compañeros. «