El aparato de espionaje ilegal del gobierno de Juntos por el Cambio se infiltró en el Hospital Posadas, en una operación denominada “Maestranza” y ordenada por el director de Contrainteligencia de la AFI, Diego Dalmau Pereyra, uno de los asistentes a la reunión de la mesa judicial bonaerense en la que se habló de la “Gestapo sindical”.

Dalmau Pereyra, según revelaron fuentes con acceso a la investigación, le encargó al ex espía Jorge “El Turco” Sáez que detectara en el Posadas a “personas pertenecientes al partido Nuevo Encuentro y al sindicato Asociación de Trabajadores del Estado ATE” con la finalidad de blindar al director del hospital nombrado por el macrismo, Alberto Díaz Legaspe, de “grupos hostiles” a su gestión.

Los espías elaboraron un informe que apuntaba contra Florencia Suárez, hija de la exministra Nilda Garré. La investigaron por presuntas maniobras “tendientes a nombrar personal en diversos hospitales, entre ellos el Posadas, que serían ‘ñoquis’, destinándole porcentaje de sus sueldos a la caja política”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En enero de 2016, apenas asumido el gobierno de Macri, los espías consignaron que Suárez “cumplía sus funciones dentro de la Unidad de Coordinación de Salud Mental del Ministerio de Seguridad (sic), era la encargada de introducir militantes activistas en los diferentes nosocomios. (…) En el interior del Posadas se encuentra el doctor Abel Cárdenas, nacido en Paraguay, naturalizado en nuestro país. Él pertenece al Frente Guasu, partido del ex presidente Fernando Lugo, quien además tiene una conexión directa con La Cámpora y más aún con Florencia Suárez, quien a su vez lo ha acomodado en un mejor puesto”. El reporte está acompañado de una foto de Cárdenas.

Los trabajadores del Posadas sospecharon que tenían infiltrados. En marzo de 2016 detectaron en el hospital un vehículo al que no tenían en el radar, un Volkswagen Voyage patente NNV 682. Se trata del mismo automóvil utilizado para el espionaje del Instituto Patria. Ese rodado era utilizado por el “Turco” Sáez.

Durante todo 2016 los espías prepararon el terreno para el que parecía ser el verdadero objetivo del operativo “Maestranza”: el despido masivo de trabajadores del Hospital Posadas, lo que efectivamente ocurrió en 2017 y 2018. Un parte de inteligencia fechado el 23 de noviembre de 2016 consigna: “según manifiesta la fuente en el nosocomio en mención habrían renunciado a su cargo dos directores, Carlos Alberto Di Pietroantonio, director nacional ejecutivo, y Alberto Pedro Bozzolo, director general de Recursos Humanos. Los motivos de dicha renuncia, según la fuente, serían porque en el mes de diciembre habría nuevamente despidos masivos en todas las áreas y estarían estudiando los legajos de los profesionales y empleados analizando las licencias y faltas injustificadas”.

El blindaje para Díaz Legaspe no dio resultados y en 2017 fue reemplazado por Pablo Bertoldi Hepburn. Su designación causó un tembladeral en el gobierno de Cambiemos porque el entonces viceministro de Salud Eduardo Munin le dijo al diario La Nación que el titular de la cartera sanitaria, Jorge Lemus, le había indicado que Bertoldi Hepburn era un hombre de la vicedirectora de la AFI, Silvia Majdalani.

«A mí Lemus me dijo que el nombramiento de Bertoldi Hepburn se lo pidió Majdalani y el Presidente a partir de Majdalani», consignó el diario La Nación, en un artículo publicado el 13 de febrero de 2017.

Según la opinión de Lemus, el nuevo director no era el hombre adecuado para ese cargo. Pero con su llegada, los “cuentapropistas” cesaron sus tareas en el Posadas porque “el nuevo director tendría gente propia que se ocuparía de dichas actividades”, según les explicó Dalmau Pereyra. ¿Qué sentido tendría para los cuentapropistas operar para que fuera designado un hombre de Majdalani y que ello los dejara sin tareas en el operativo Maestranza?

En rigor, lo que ocurrió fue que el espionaje cambió de manos, pero nunca se detuvo. En abril de 2018, un reporte interno del “Turco” Sáez explicaba: “Movimiento del Posadas lo maneja Eduardo Alessi, ultra K, mano derecha de Kunkel. La esposa estaba en la Dirección del Posadas, tiene oficinas en Av. Rivadavia frente al Congreso, tiene antecedentes, en su momento se postuló para intendente de José C. Paz”.

En agosto de 2018, el espía Emiliano Matta le envió a Sáez un anuncio : «Acá se va a juntar ATE Moreno por el reclamo a los despidos que están realizando en los organismos públicos, hospitales públicos. Tienen intención de cortar la Panamericana”. Sáez le respondió que reportaría la información a Dalmau Pereyra. Matta asintió: “sí, porque a él le gusta lo de ATE Moreno porque le tomaron el Posadas”. «

El seguimiento sobre el juez Carzoglio

El exespía Guillermo Matta –hermano de Emiliano, también investigado por espionaje ilegal– fue detectado en un acto en el que participaba el suspendido juez Luis Carzoglio. Desde que fue congelado tras negarse a ordenar la detención del sindicalista camionero Pablo Moyano, el juez de Avellaneda realiza periódicas reuniones con vecinos. Tras una de ellas, un particular se acercó para decirle que dos agentes de la AFI, a quienes identificó como Matta y Mariano Flores, lo habían estado siguiendo y que utilizaban para ello un automóvil VW Polo negro. El hombre se escabulló entre la gente y Carzoglio no volvió a saber de él. Pero su abogado, Diego Raidán, buscó a ambos cotejando las fotos del expediente cuando fueron detenidos, al principio de la causa, por orden del juez de Lomas de Zamora Federico Villena. Y a Matta lo encontró en un acto por el décimo aniversario del Polo Judicial de Avellaneda, realizado el 17 de Octubre de 2018. La fotografía del supuesto Matta está publicada en el diario La Ciudad, histórico periódico de Avellaneda.