La represión en la cancha de Gimnasia, que terminó con un muerto y decenas de heridos, volvió a poner en el centro de la escena política al ministro de Seguridad, Sergio Berni. La oposición lo fustigó y pedirá su interpelación en la Legislatura bonaerense, mientras que La Cámpora y otros sectores del Frente de Todos también condenaron los hechos y se despegaron de su gestión. El gobernador Axel Kicillof por ahora lo sostiene en el cargo, le encomendó liderar la investigación de Asuntos Internos, mientras sigue de cerca y en silencio la causa judicial que ayer tuvo un avance clave: la detención del jefe del operativo y de uno de los policías que dispararon a mansalva a los hinchas.

En las primeras horas tras la represión y en busca de atenuar daños, Kicillof reconoció los errores de la Policía, ordenó separar al jefe a cargo del operativo, Juan Gorbarán, y apartar al efectivo Fernando Nahuel Falcón quien disparó a mansalva al camarógrafo de TyC Sports. Ambos policías fueron detenidos anoche tras ser imputados por el fiscal Martín Almirón por el delito de estrago doloso seguido de muerte en el primer caso, y de lesiones calificadas en el segundo.

El gobernador también le ordenó a Berni ponerse al frente de la investigación de la Auditoría de Asuntos Internos sobre «toda la cadena de mando» en busca de determinar los responsables y aplicar las máximas sanciones. Lo hizo responsable de buscar a los culpables y lo sostuvo, pese a las críticas que dispararon sectores de peso del Frente de Todos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Berni está siendo evaluado permanentemente por sus acciones y va a ser el gobernador el que determine lo que tiene que suceder. En este momento, está a cargo del ministerio con la instrucción precisa de averiguar efectivamente lo que pasó», sostuvo ayer el jefe de Asesores del gobernador, Carlos Bianco, quien remarcó que para el gobierno bonaerense fue un operativo «mal diseñado y mal ejecutado» y agregó que lo ocurrido es «intolerable».

El exjefe de Gabinete –que sigue oficiando de portavoz de Kicillof– también habló de las hipótesis que manejan en el Ejecutivo. Dijo que hubo «dos momentos»: el del colapso de la cancha y el del operativo de seguridad. «En principio podría haber algún tipo de excedente de entradas de protocolo. Pero eso lo está averiguando la Justicia», aclaró, al tiempo que sostuvo que «el operativo falló y fue muy grave lo que pasó en términos de represión, gases lacrimógenos y balas de goma donde no se ve un conflicto».

Berni, que habló la misma noche de los hechos y también el día después, repitió que su renuncia «está a disposición» pero señaló que «no es responsable» y le apuntó al jefe del operativo. Ayer mantuvo silencio.

La oposición hizo fila para criticar al ministro. La diputada nacional y exgobernadora María Eugenia Vidal fue una de las primeras en asegurar que el problema «no es la Policía» sino la política de seguridad de Kicillof y Berni que «cada día duele más». El jefe del bloque de diputados y candidato a gobernador, Cristian Ritondo, también se sumó y aseguró que hubo «improvisación». Los diputados y senadores provinciales de Juntos, por su parte, pidieron que Berni y el titular de la Aprevide, Eduardo Aparicio, vayan a dar explicaciones a la Legislatura bonaerense.

Los cuestionamientos también llegaron desde las filas oficialistas, tanto del albertismo como del kirchnerismo. La diputada nacional Victoria Tolosa Paz, la senadora Juliana Di Tullio, la legisladora porteña Ofelia Fernández y el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de la Jefatura de Gabinete, Fernando Navarro, condenaron la represión. «Kicillof tiene que dejar de mirar para otro lado», disparó el dirigente del Movimiento Evita.

La Cámpora también sentó su postura en Twitter. «Repudiamos la violencia y la represión ejercida por la Policía Bonaerense en la ciudad de La Plata», posteó la agrupación que conduce Máximo Kirchner. El mensaje no sorprendió: la relación entre el diputado y Berni está cortada desde el año pasado, cuando el ministro tuvo que bajar la lista de su espacio político y no pudo participar de los comicios. «