“Con premeditación y alevosía”. De esa forma los organismos de Derechos Humanos definieron el accionar represivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires al que consideraron una “represión planificada”. Lo señalaron en un comunicado en el que exigieron el cese de la represión a las manifestaciones populares y se solidarizaron con los trabajadores de la cooperativa Madygraf y los reporteros gráficos que fueron reprimidos, golpeados y detenidos en el cuadernazo frente al Congreso. 

“La represión a quienes protestan y se movilizan en favor de sus derechos se ha convertido en práctica habitual del Gobierno. Hoy alzamos la voz en solidaridad con los detenidos con motivo de la movilización de los trabajadores de la Cooperativa Madygraf”, comienza el comunicado que lleva las firmas de Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, H.I.J.O.S. Capital, la Liga Argentina por los Derechos Humanos (LADH) y Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, entre otros. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los organismos calificaron la violencia desplegada por los policías de la Ciudad como una “acción brutal represiva” que se aplicó contra los trabajadores y los reporteros gráficos que cubrían el evento y fueron golpeados y detenidos. 

Remarcaron también que se trató de una decisión tomada de antemano: “Como en muchas otras situaciones, los manifestantes son acusados de agresores y la Policía alega ‘resistencia a la autoridad’ como causal y motivo de la represión planificada”.

Los organismos resaltaron la cercanía de la represión contra los cooperativistas de Madygraf con la que se produjo en Constitución contra los productores de verduras. En ese camino mencionaron el hecho de que Juan Pablo Barrientos y Bernardino Avila “son justamente quienes han registrado testimonios gráficos de la represión en las últimas movilizaciones populares, por ejemplo la foto de la mujer levantando berenjenas en Plaza Constitución con motivo del último verdurazo”.

Por eso, reclamaron: “el cese de estas acciones y el respeto irrestricto al derechos constitucional de organización, opinión, protesta y al ejercicio de todas las acciones públicas que el pueblo considere necesarias en defensa de sus derechos”. 

El texto fue consensuado por una docena de organismos, entre los que también firman la APDH, APDH La Matanza, Comisión Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte, Fundación Memoria Histórica y Social, Buena Memoria, los Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH).