Las declaraciones formales ganarán el centro de las crónicas. La cúpula de la CGT, en su reunión de mesa chica, ratificó el marco de los acuerdos con el Gobierno para llevar adelante la reforma laboral. Así también volvió a hacer público su rechazo a la reforma previsional, entre otras cosas, porque no fue parte del temario que el Gobierno decidió abordar con la CGT.

Pero lo cierto es que durante las dos horas que duró la reunión de la mesa chica el principal tema fue la movilización que encabezarán el camionero Pablo Moyano y el bancario Sergio Palazzo. ¿Cómo expresar el rechazo a la reforma previsional en el marco de una movilización convocada por Moyano contra la reforma previsional? Fue la pregunta recurrente, que por lo pronto no tuvo respuesta.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Con los reflejos todavía disminuidos después del desaire papal, la cúpula sindical decidió adelantar la convocatoria a la reunión de Consejo Directivo prevista para el jueves para este martes.

En estas 24 horas tratarán de buscar la forma de disputarle el conflicto con el Gobierno a Pablo Moyano, cosas que a esta altura parece compleja. El camionero logró confirmar la asistencia de la Corriente Federal de los Trabajadores, así como de ATE y muchas de las seccionales del interior del país. Si el Triunvirato cede y moviliza el miércoles, el veredicto ungiendo conductor a Pablo Moyano será casi automático.

A la salida de la reunión de la mesa chica tanto Juan Carlos Schmid, como Héctor Daer repitieron el discurso consensuado. “La reforma laboral es inocua para los derechos laboral” y “El verdadero problema es la reforma laboral”, fueron las frases que repitieron ante los periodistas.

Lo cierto es que por ahora la reforma seguirá parada en el Congreso hasta que la CGT unifique un criterio o el Gobierno decida acelerar los plazos independientemente de la voluntad del presidente del bloque del PJ, Miguel Ángel Pichetto.

Desde el sector más orgánico de la CGT aseguran que “Moyano jugará a fondo el miércoles” y en ese marco aseguran que “va poner el Congreso hasta las pelotas”.    

Las cartas de la CGT, en el medio de una disputa que tiene como final el Confederal que se realizará en marzo del año que viene, se volverán a poner en juego el martes en la sede de Azopardo y el miércoles frente al Congreso