A lo largo de la conferencia de prensa que brindó en Olivos, junto al ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, Peña anunció que el Poder Ejecutivo pedirá a la Cámara Federal que “aborde de manera integral” el caso. Además, dijo que se le solicitará a la Auditoría General de la Nación que se expida al respecto, antes de la firma de un acuerdo y definió al escándalo como un problema “de índole técnica y judicial”.

En ese marco el jefe de ministros anticipó que el Gobierno solicitará “una audiencia de carácter urgente” a la Cámara para pedirle que “aborde la problemática de manera integral” y que investigue, además, los motivos por los cuales los sucesivos gobiernos desde 2002 no llegaron a un acuerdo con el Grupo Macri por el Correo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La comunicación del Gobierno volvió a recurrir a su caballito de batalla preferido y retomó el relato de la “pesada herencia”. Por eso Peña no dudo en dejar de lado la firma del acuerdo cuestionado en la justicia y puso el foco en que pedirá que se investiguen las razones por las cuales los gobiernos del Frente para la Victoria no sellaron un acuerdo con el Grupo Macri.

«Esto es una discusión de carácter judicial que viene dándose hace muchos años, desde 2002, en el marco de la ley de quiebras. Luego de 12 años de desidia y no resolución por parte de las autoridades del gobierno anterior, el Ministerio de Comunicaciones trabajó en un esquema de un acuerdo para poder darle fin a esta discusión que claramente perjudicaba al Estado al no resolverse», sostuvo Peña.