Axel Kicillof volvió a quedar en el centro de la escena política esta semana por el caso Beatriz Sarlo. La tapa de Clarín y la denuncia opositora en la Justicia contra su esposa, Soledad Quereilhac, comenzaron a mostrar cuál será el clima de campaña. ¿Cómo se prepara el gobernador para el año electoral y cuáles son sus planes para darle batalla a Juntos por el Cambio en la Legislatura?

La campaña de vacunación, junto con el plan de obra pública y el de recuperación productiva que anunció el 1 de marzo en la apertura de sesiones ordinarias, son las cartas con las que jugará Kicillof este año para mostrar su capacidad de gestión y buscar sortear las elecciones de medio término con éxito.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El gobernador apostará todo para lograr sumar más legisladores en el Senado bonaerense, donde hoy Juntos por el Cambio tiene mayoría para trabar todos sus proyectos con 26 bancas sobre 46. Manejar esa cámara es clave ya no solo por las leyes que le garanticen gobernabilidad en los últimos dos años de su mandato, sino también porque es la que tiene la llave para los acuerdos por los nombramientos que impulsa el Ejecutivo en su propia órbita, en el Banco Provincia y también en la Justicia, incluida la Suprema Corte donde hoy existen dos vacantes.

En la Gobernación aclaran que será “una campaña distinta” por la pandemia, lo que impedirá actos masivos y “de cercanía” como en 2019. Pero sí se reforzará la presencia territorial tanto del gobernador como de los ministros, con recorridas y actividades para mostrar gestión tanto en el Conurbano como en el interior bonaerense. Ese plan ya está en marcha.

El foco estará puesto en las cuatro secciones electorales que renuevan bancas de senadores: la primera, la cuarta, la quinta y la séptima. Las tres últimas corresponden al interior bonaerense, donde el Frente de Todos tuvo más dificultades en las últimas elecciones. La oposición pone en juego 16 bancas de las 26 que tiene hoy y el Frente de Todos siete de las 20 que hoy posee. El objetivo de Kicillof es arrebatarle la mayor cantidad de escaños posible al macrismo.

Con esa meta, en La Plata trabajan ya en los ejes de gestión que Kicillof marcó para 2021. El primero es la vacunación. Aunque en La Plata insisten en que es “un hecho sanitario y no político”, lo cierto es que esa campaña atravesará la electoral ya que se extenderá al menos hasta las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de agosto. El objetivo del Ejecutivo es tener inmunizados para entonces a los 6 millones de bonaerenses que forman parte de los grupos de riesgo.

Hasta el momento, ya se aplicaron 946.747 vacunas en la Provincia y hay más de 4,3 millones de anotados para recibirla. Ya se vacunó a 420 mil trabajadores de la salud y a 180 mil docentes y auxiliares. La campaña avanza al ritmo en que llegan las dosis y hoy es la primera preocupación del gobierno. “Estamos vacunando por día a un estadio de River completo”, graficó ayer Kicillof en referencia al promedio diario de 50 mil vacunados, y como un tiro por elevación al gobierno porteño. “Mientras nosotros vacunamos, desde la oposición hacen campaña sucia”, agregó.

La polémica generada en torno a las declaraciones de Sarlo sobre una vacunación “por debajo de la mesa”, que luego desmintió, continuó el viernes con una denuncia penal contra Soledad Quereilhac por parte de dirigentes opositores. Kicillof la calificó de “ridícula” y sostuvo que “demuestra cómo funciona el triángulo del lawfare: tienen vínculos con determinados círculos del Poder Judicial, los medios de comunicación y el macrismo, con el objetivo de perseguir”.

En la Gobernación consideran que la noticia buscó dañar la credibilidad de la campaña provincial y también golpear a la familia de Kicillof, con el objetivo de desviar la atención sobre lo que ocurre en el distrito comandado por Horacio Rodríguez Larreta. “Necesitan mostrar que la gestión ejemplar es la de Larreta, que nosotros no podemos gestionar bien. Lo hicieron durante toda la pandemia y lo siguen haciendo ahora”, señalan en el entorno de Kicillof y apuntan que lo que molesta es otra cosa: “Detestan a Axel por su forma de gobernar y por el futuro político que tiene. El problema central de Clarín es que Axel es Cristina y que en su figura tiene futuro. Todo debe medirse así”.

El segundo eje en el que se apoyará Kicillof en la campaña es la obra pública. El Plan Estratégico de Infraestructura, que fue incluido en el Presupuesto 2021, prevé una inversión de 180 mil millones de pesos para construir 10 mil viviendas, caminos rurales, rutas, obras en escuelas, hospitales y cárceles. Busca crear casi 120 mil puestos de trabajo y es el caballito de batalla del gobernador.

El tercer punto es el paquete de medidas para apuntalar la economía y la producción que incluye 18 programas, líneas de crédito subsidiadas y una moratoria impositiva, para fortalecer especialmente a las pequeñas y medianas empresas, al agro y a los municipios. Ese programa de “Recuperación Productiva” será presentado formalmente el próximo viernes ante los intendentes. Se complementará con dos medidas económicas clave: el plan “Comprá más cerca” para controlar precios y la desdolarización de las tarifas, en línea con Nación. 

Los datos del plan Buenos Aires Vacunate

Desde que se inició la campaña el 29 de diciembre, el plan “Buenos Aires Vacunate” ya lleva aplicadas casi un millón de dosis de las vacunas Sputnik V, Covishield y Sinopharm.

Según informó el gobierno bonearense el sábado, hasta el viernes se había aplicado un total de 946.747 dosis en los 566 puntos dispuestos exclusivamente con ese fin en la Provincia. Del casi millón de dosis, 779.516 corresponden a la primera dosis y 167.231 a la segunda.
El Ministerio de Salud informó que hasta el momento el personal sanitario –el primer grupo de riesgo del plan– recibió 426.797 vacunas y los mayores de 60 años recibieron 182.510 aplicaciones. En tanto, se aplicaron 183.272 vacunas a docentes y auxiliares, y 20.588 al personal de la Policía Bonaerense y del Servicio Penitenciario.

Por último, los bonaerenses de entre 18 y 59 años con comorbilidades recibieron 121.164 inmunizaciones. Este fue el último grupo en sumarse tras la llegada de la vacuna Sinopharm.

«