Los trabajadores de la línea de colectivos 60 realizan un paro desde este mediodía a raíz de un grave accidente donde perdió la vida un operario de taller al ser aplastado por una unidad en la terminal del barrio porteño de Barracas.

El hecho ocurrió cerca de las 11, en el taller de la cabecera de Barracas, ubicado en las calles Santa María y Luján, cuando un empleado que realizaba trabajos de mantenimiento eléctrico en las unidades de transporte perdió la vida al ser aplastado por un colectivo al fallar de un elevador.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El obrero, de nombre David Ramallo, de 35 años, sufrió heridas severas y fue trasladado de urgencia al Hospital Penna, pero no pudo sobrevivir por la graves lesiones recibidas, informó Héctor Cáceres, delegado de la línea 60, quien afirmó que el cuerpo de delegados ya venía denunciando a la empresa por las malas condiciones de los elementos de trabajo.

En respuesta a lo sucedido, los delegados gremiales dispusieron un paro total de actividades en repudio al accidente del trabajador y ante la falta de medidas de seguridad para el resto de los trabajadores de los talleres.

El comunicado de prensa de la Línea 60:

«El Cuerpo de delegados de la Línea 60 les comunica a los usuarios que el servicio se encuentra paralizado. La decisión, resuelta de forma unánime por la asamblea, fue tomada luego de que un colectivo hiriera de gravedad a un compañero electricista.

Desde que el grupo DOTA mudó la cabera a la nueva terminal del barrio de Barracas, los trabajadores venimos denunciando que los elevadores neumáticos no cumplían con las garantías mínimas de seguridad. A pesar de nuestras advertencias, la parte empresaria no tomó cartas en el asunto y, en horas de esta mañana, un micro se cayó sobre la humanidad de un compañero.

En estos momentos, el trabajador se encuentra internado en el hospital Pena con diagnóstico reservado. Mientras tanto, y atentos a lo que sea resuelto en asamblea, continuaremos sin brindar servicio.»