La abogada Guadalupe Godoy, patrocinante de un querellante y víctima en el juicio por el Circuito Camps, junto al abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, Emanuel Lovelli, presentaron una medida de protección porque el sobreviviente vive en el mismo barrio al que será enviado el genocida para cumplir la domiciliaria.

Los letrados pidieron al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de La Plata -donde se sustanció ese debate- “que revea el lugar de cumplimiento de la prisión domiciliaria del condenado Etchecolatz y que previamente a su modificación, sean consultadas sus víctimas como mínima medida reparatoria”. También pidieron que eviten medidas de protección con el testigo para evitar su revictimización.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El pedido fue presentado “por sistema” a última hora del miércoles, pocas horas después de que se conoció la resolución del Tribunal Oral Federal N° 6 de La Capital Federal, donde tramitan las causas N 2155 y su conexa 2522 donde se dictó la medida que finalmente se hará efectiva y permitirá que el asesino de los chicos de La Noche de los Lápices pueda pasar el año con su mujer Graciela Carballo en su chalet ubicado en la calle Nuevo Boulevard del Bosque entre Guaraníes y Tobas, Bosque Peralta Ramos, Mar del Plata.

“Más allá de instancias recursivas que se pudieran plantear, con respecto al beneficio otorgado urge tomar medidas respecto del lugar de cumplimiento”, señalaron Godoy y Lovelli. Y apuntaron: “debemos informar que nuestro querellante –testigo y víctima por el cual Etchecolatz fue condenado-, se domicilia en el mismo barrio Bosque Peralta Ramos”.

Los abogados remarcaron que el barrio es una reserva forestal cerrada, con una sola vía de acceso, a la cual el testigo fue a vivir de regreso de su exilio en Francia, luego de que su madre adquiriera la propiedad en 2008, dos años después de que Etchecoltaz fuera detenido y condenado a perpetuidad por los crímenes cometidos en el marco de un genocidio. En síntesis, cuando la víctima se instaló en ese barrio, el genocida transcurría sus días en la prisión de Marcos Paz.

“Los Sres. jueces podrán dimensionar el daño e impacto que produce a una víctima directa de Etchecolatz que quien fuera Director General de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y que jamás mostró arrepentimiento alguno por sus crímenes, haciendo gala del desprecio que siempre manifestó para con sus víctimas en cada una de las audiencias de debate desde el año 2006 a la fecha, pueda habitar el mismo lugar en el que vive”, agregaron.

Además, informaron que la víctima es también querellante y testigo en las causas por los centros clandestinos Pozo de Quilmes y Pozo de Banfield, en las que el ex director de Inteligencia de la Policía Bonaerense es también investigado, y que ya fueron elevadas a juicio.

En ese camino, remarcaron el “deber imperioso” del Tribunal para evitar la revictimización de las personas que sufrieron en carne propia el poder y la práctica de la tortura de Etchecolatz, a la vez que exigieron que garanticen la seguridad e integridad de las víctimas de las que conocieron “sus tortuosas historias de cautiverio”.

Los letrados recordaron la desaparición forzosa de Jorge Julio López cuando se realizaban los alegatos en el debate de 2006, y las alusiones y amenazas que el genocida realizó en cada debate posterior.

Broncazo

En tanto, HIJOS, Abuelas, Familiares y otros organismos nucleados en la Mesa por los Derechos Humanos de La Plata, convocaron a concentrarse en repudio a la domiciliaria a Etchecolatz este viernes a las 18.30 en Plaza Moreno, frente al edificio de la Municipalidad, donde se sustanció el juicio de 2006 en el que desapareció López.

La concentración se realizará con la consigna “Etchecolatz es un genocida condenado a reclusión perpetua. Exigimos cárcel común y efectiva”.

La convocatoria surgió de la mano de la convocatoria a un “broncazo” que lanzó Rubén López, hijo del testigo desaparecido, para este viernes en la misma plaza.

Repudio legislativo

Esta mañana los concejales marplatenses de los bloques Acción Marplatense, 1 Pais y Unidad Ciudadana y los integrantes radicales de Cambiemos, acompañados por organismos de Derechos Humanos presentaron un proyecto de resolución en el cual repudiaron la decisión de la Justicia de concederle el arresto domiciliario al represor. “Es un símbolo del terrorismo de Estado”, Leda Barreiro, de Abuelas de Plaza de Mayo de esa ciudad.

Por su parte, el diputado bonaerense por el FPV, presentó un proyecto de repudio en la Cámara de Diputados. “Los marplatenses no queremos a Etchecolatz de vecino y los argentinos no queremos a los represores en sus casas. El único lugar para un genocida es la cárcel común, perpetua y efectiva”, manifestó.