Militantes y dirigentes de la Unidad Piquetera (UP) y de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) marcharon este martes a la Casa de la provincia de Jujuy en Buenos Aires, en rechazo a la «criminalización de la protesta social».

De la movilización -que comenzó pasadas las 10- participaron militantes de la Coordinadora por el Cambio Social, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Movimiento de los Pueblos, del Frente Darío Santillán, Corriente Plurinacional, de la Federación de Organizaciones de Base y del Polo Obrero (PO) entre otros.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Se hicieron presentes también delegaciones de militantes de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y del Movimiento Octubres.

«La semana pasada se sucedieron 16 allanamientos a dirigentes y sedes de organizaciones sociales que dieron comienzo a una causa caratulada como asociación ilícita. En el expediente de la causa aparece una orden del poder judicial hacia la policía para que infiltre todas las organizaciones mediante ‘grupos de trabajo'», dijeron desde la UP, en un comunicado conjunto.

Asimismo, agregaron que «hoy en Jujuy y en otras provincias, miles salieron a las calles a repudiar violación al derecho a la protesta social».

«Desde la Unidad Piquetera apoyamos con todo esta iniciativa unitaria en Jujuy y la hacemos extensiva a la criminalización que recorre el país, en Mendoza, en Neuquén, en la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad de Buenos Aires, se estigmatiza y persigue a los luchadores sociales para impedir que sigamos luchando», remarcaron.

Luego de la concentración en el Obelisco, la protesta se trasladó a la sede de la Casa de Jujuy, ubicada en avenida Santa Fe 967, CABA, donde realizaron un acto.

Al hablar en el acto, Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), aseveró: “Nosotros necesitamos darle una luz de esperanza a muchos compañeros y compañeras que están atravesando una situación muy difícil. Hubo allanamientos judiciales en comedores y merenderos que son el núcleo de nuestras organizaciones».

«Son compañeros y compañeras -agregó- que no aflojaron en su trabajo ni en la pandemia, que fueron capaces de dar de comer, cuidar y organizar la vida de millones de personas. Esto es lo que hoy ataca el poder fáctico: judicial, económico y político que se pusieron de acuerdo en avasallar a los pobres. Por eso estamos construyendo la unidad para no permitir el avasallamiento del poder judicial y político. Esta unidad debemos cuidarla”.

En la Casa de Jujuy -vallada y rodeada de policías- se fueron dando los discursos, entre ellos del dirigente Castro, franqueado por una imagen de la Virgen de Luján frente a los carteles del Partido Obrero (PO), y acompañado por otros dirigentes de la UTEP como Dina Sánchez (secretaria adjunta y miembro del Frente Darío Santillán), Gildo Onorato (secretario gremial y Movimiento Evita), y el resto de los referentes de la Unidad Piquetera que integran el PO, MST, PTS y Barrios de Pie y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL).

“En esto quiero ser claro y plantear más unidad: Tenemos que construir unidad contra los formadores de precios. Tenemos matices, pero debemos ponernos de acuerdo. Porque cada vez que logramos un avance salarial, los formadores de precios nos quitan nuestro salario. Le tenemos que poner límite al empresario que se cree que tiene derecho en decir quien como y quien no come en la Argentina”, agregó Castro.

Finalmente, el titular de la UTEP reconoció que se siente en “deuda con Milagro Sala que no está libre. Hace siete años que está presa por hacer viviendas, piletas y trabajar sobre las necesidades de los pobres. No puede ser que siga presa Milagro (Sala). Tenemos que resolver su libertad de alguna manera”.