“El presidente fue vacunado bajo prescripción médica”, afirmaron desde el entorno del exmandatario francés Nicolas Sarkozy, sin precisar los motivos y reivindicando “el derecho a una vida privada y al secreto médico como todo ciudadano”, según fue reportado por el diario Ouest-France. El semanario L’Express ya había revelado ayer que Sarkozy “tuvo la suerte de poder vacunarse en enero en el hospital militar de Percy”, si bien la inmunización contra la Covid-19 no está disponible en Francia para los menores de 75 años, salvo que tengan “enfermedades de riesgo”. Y el expresidente tiene apenas 66 años.

Consultado por la prensa al respecto, el ministro de Salud, Olivier Véran, rechazó en la víspera ratificar la información al invocar justamente “el secreto médico”. “Tanto Sarkozy como cualquier francés tienen el derecho al secreto médico, por ello no debo saber si fue vacunado antes de tiempo. Todos tenemos que respetar las reglas, todos tenemos derechos y deberes. Se imponen a todos, incluido el del secreto médico. Por tanto, no haré comentarios”, sentenció ayer en la conferencia de prensa sobre la evolución de la pandemia.

La noticia desató una polémica en Francia, principalmente, porque, según L’Express, Sarkozy se queja con frecuencia sobre la lentitud del plan de vacunación del Gobierno de Emmanuel Macron. De acuerdo al semanario, el exmandatario considera que debe acelerarse la campaña masiva con la instalación de “vacunódromos”, tal como había hecho en 2009 durante su mandato para vacunar contra la gripe A.

Mientras tanto, Francia ya superó este jueves el millón de vacunados con dos dosis contra la Covid-19 y la circulación del virus sigue siendo intensa en el país, con más de 22.500 casos diarios según los reportes oficiales.