El Tribunal Oral Federal 1 sobreseyó, por inexistencia de delito, a todos los procesados en la causa por el “Plan Qunita”, que investigaba presuntas irregularidades en la compra y provisión de kits para recién nacidos.

El sobreseimiento ya había sido solicitado por la fiscal Gabriela Baigún, por entender que no se logró constatar que los acusados hubieran incurrido en los delitos de fraude a la administración pública o en abuso de autoridad.

El expediente fue instruido por el fallecido juez federal Claudio Bonadio, quien procesó al exjefe de Gabinete Aníbal Fernández y al exministro de Salud de la Nación y actual titular de esa cartera en la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, así como a su actual viceministro, Nicolás Kreplak, entre otros. Todos fueron sobreseidos.

Así lo resolvieron los jueces de Cámara José Antonio Michilini, Adrián Federico Grünberg y Ricardo Ángel Basilico. Y levantaron las medidas cautelares decretadas sobre el patrimonio de todos los investigados.
Una pericia llevada a cabo durante la instrucción suplementaria del caso Qunita determinó que no hubo perjuicio a la administración pública ni se pudo constatar el direccionamiento hacia las empresas que ganaron la licitación.

Baigún señaló que “recién se llevó adelante un peritaje contable y uno técnico con posterioridad a la elevación a juicio, como consecuencia de los pedidos realizados por las defensas y por este Ministerio Público Fiscal”. Es decir que la causa avanzó hasta ser elevada a juicio oral tras una instrucción que no había determinado los precios de los kits mediante un peritaje sino que se basó, para dar cuenta de supuestos sobreprecios, en una valuación realizada sobre facturas aportadas por la denunciante Graciela Ocaña y en valores aportados por la Sigen según las órdenes de trabajo.

En los días previos a que se conociera este sobreseimiento, el diputado nacional por el Frente de Todos Rodolfo Tailhade presentó un pedido de informe a la cartera que conduce Carla Vizzotti para conocer “la cantidad de bebés fallecidos desde el momento en que se interrumpió el Programa Qunita, a raíz de la denuncia penal de Graciela Ocaña”.