Finalmente, tras casi dos años de presión del gobierno nacional para forzar su salida, renunció la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

A través de una nota enviada al presidente Mauricio Macri, Gils Carbó presentó su renuncia a partir del 31 de diciembre al considerar que su “permanencia en el cargo redunda en decisiones que afectarán la autonomía del Ministerio Público Fiscal”, en relación a la reformas que impulsa el Ejecutivo para sacarla.

“Con la esperanza de que esta decisión disuada reformas que, amén del debilitamiento señalado, rompan el equilibrio que debe regir el sistema de administración de justicia”, concluyó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La carta completa: