El gobierno bonaerense abrió formalmente este jueves la discusión salarial del año y lo hizo con los gremios que representan a los trabajadores estatales. Los sindicatos reclamaron una suba que permita ganarle a la inflación, pases a planta permanente y bonificaciones sectoriales. No hubo oferta oficial. El próximo lunes será el turno de los docentes.

El encuentro fue virtual y estuvo encabezado por el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, quien -junto al subsecretario de Coordinación Económica y Estadística, Nicolás Todesca, y el subsecretario de Relaciones del Trabajo, Leandro Macía- escuchó las demandas de ATE, UPCN, FEGEPPBA, AEMOPBA, AMS, APLA, CICOP y AMRA, los sindicatos que representan a los trabajadores de la administración central.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los gremios plantearon, en primer lugar, la necesidad de un incremento salarial que le gane a la inflación y que permita seguir recuperando el poder adquisitivo perdido. También reclamaron que continúen los pases a planta permanente, que se reconozca el trabajo de los auxiliares docentes y de los profesionales de la salud, con bonificaciones para cada sector, y que se avance hacia un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo.

El gobierno escuchó las demandas y adelantó que volverá a convocarlos para realizar una primera oferta. Como ocurre cada año, el Ejecutivo sigue de cerca la paritaria nacional tanto de los estatales como de los docentes, en especial esta última que fija un piso que luego los gobernadores replican.

Tras la reunión, el secretario general de ATE bonaerense, Oscar de Isasi, señaló que «este tiene que ser el año de despegue del poder adquisitivo. Por eso planteamos la necesidad de que mejore la calidad del salario, que todos los aumentos que se otorguen sean remunerativos y bonificables, que se tenga mayor consideración en los pisos salariales, con tratamiento especial en los auxiliares de la educación y salud, entre otros, siendo estos sectores estratégicos y que tienen un retraso salarial».

El ministro López, por su parte, señaló que el objetivo del gobierno en esta paritaria es «seguir jerarquizando el empleo público provincial». Y recordó que «en 2021, que fue un año complejo atravesado por la pandemia, a través de un Estado presente y con el apoyo de los gremios, alcanzamos uno de los objetivos que nos planteó el gobernador Kicillof, que fue la recuperación del poder adquisitivo de las y los trabajadores de la Provincia».

El próximo lunes, en tanto, los funcionarios provinciales se reunirán por primera vez en el año con los sindicatos docentes con el objetivo de desandar un acuerdo antes del inicio de clases, previsto para el 2 de marzo.

En 2021, estatales, docentes, médicos y judiciales bonaerenses mantuvieron una negociación por tramos que se fue actualizando acorde a la inflación para cerrar en un 54% de incremento acumulado, quedando unos puntos por encima de la inflación anual que fue del 50,9%. A esto se sumó el bono extraordinario de 20 mil pesos que el Ejecutivo dispuso para todos los agentes del Estado bonaerense a fin de año.