Los cambios en la ley de Ministerios que resolvió María Eugenia Vidal trajeron cola: es que la gobernadora incluyó en la norma, que hoy salió publicada en el Boletín Oficial, el pase de la Dirección de Geodesia del Ministerio de Infraestructura a la Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA). Los trabajadores, que resisten la medida y están de paro, denuncian que la medida busca desmantelar esa área histórica con fines recaudatorios y que esconde un negocio detrás.

Geodesia es la autoridad cartográfica a nivel provincial, la que aprueba los planos de toda la provincia. Es el equivalente bonaerense del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Es clave en la planificación de cualquier obra pública, sea una ruta, un gasoducto o el tendido de cloacas. Nuclea a unos 60 trabajadores entre agrimensores, técnicos y administrativos que están con retención de tareas desde hace semanas y que no saben aún cómo se realizará el desembarco en la agencia recaudadora.

El pase de la órbita de Infraestructura a Arba fue establecido por el artículo 55 de la nueva ley de Ministerios que se aprobó el miércoles pasado. Durante la sesión en la Cámara de Diputados, legisladores del FpV, FAP, massismo y Frente de Izquierda calificaron la medida como “un error y un disparate” y pidieron a Cambiemos que se rectifique, a través de un veto de Vidal. Pese al compromiso de palabra logrado en la sesión, el Ejecutivo promulgó hoy la ley sin cambios.

Entre los argumentos que brinda el Ejecutivo para justificar el pase están: que es la única provincia del país en la que no funcionan juntas Catastro y Geodesia; que hay funciones superpuestas lo que demora los trámites, y que el Estado provincial podrá ahora “actuar en consonancia con el Artículo 2075 del nuevo Código Civil y Comercial” que reglamenta los llamados “PH especiales” entre los que se encuentran parques industriales, barrios cerrados y cementerios.

“El hecho de integrar la Dirección de Geodesia al ámbito de la Gerencia General de Catastro de ARBA a posibilitará al Estado provincial gestionar con mayor eficiencia, optimizar recursos y brindar trámites más ágiles a los vecinos”, explicaron a Tiempo fuentes de ARBA. Y detallaron que “el procedimiento actual de aprobación de planos retrasa el trámite, lo hace engorroso y caro, provocando un dispendio de recursos, tanto humanos como materiales”.

Desde la Asociación de Empleados del Ministerio de Obras Públicas de la provincia (AEMOPBA), el gremio que nuclean a los trabajadores de Geodesia, rechazaron los argumentos. “Geodesia es un área histórica que se ocupa del relevamiento, fiscalización y contralor de como se manejan los loteos en la provincia. Es la autoridad cartográfica provincial. Ninguna otra provincia tiene una dirección de Geodesia como la nuestra porque tienen mucho menos movimiento de parcelas que Buenos Aires: la cantidad de kilómetros cuadrados y de habitantes hacen que se requiera de una suerte de instituto”, explicó a Tiempo Adriana Pizarro, titular del sindicato.

La dirigente detalló que Geodesia realiza 14 mil trámites al año y que la aprobación de los PH especiales representa “sólo el 1% del total”. “Disuelven Geodesia y se llevan una parte que aún no sabemos cuál es. Posiblemente les interesen sólo los countries. La verdad es que no sabemos cuál es la magnitud del negocio que hay detrás”, señaló Pizarro y agregó que no es casual que hayan salido solicitadas hoy de la Federación Argentina de Agrimensores y del Consejo Profesional de Agrimensura de Buenos Aires “aplaudiendo a Vidal porque unió Geodesia y Catastro sin dar ningún tipo de argumentos”.

Pizarro aseguró que los trabajadores seguirán de paro hasta que haya marcha atrás con la medida y aclaró que le pidieron una audiencia a la gobernadora Vidal. “El gobierno anunció un plan de obra pública pero no hay plan posible sin planificación y sin Geodesia. Con esta cambio, la Provincia atrasa décadas”, resumió.