El llamado sorprendió y mucho en la Casa Rosada. Del otro lado de la línea telefónica, el mismísimo presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidió hablar con Mauricio Macri para solidarizarse primero con el dramático momento que vive el país por la desaparición del ARAS San Juan, y para ofrecer ayuda y participar de la búsqueda.

No fueron pocos quienes recordaron que hace 17 años, cuando Putin llevaba sólo tres meses como presidente de Rusia, no aceptó ayuda internacional cuando explotó el submarino nuclear Kursk, que dejó un saldo de 118 muertos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La información oficial brindada por Cancillería asegura que Putin puso a disposición un buque oceanográfico de alta complejidad para que se sume al operativo. Y que Argentina aceptó la colaboración, dejando en manos de los ministros de Defensa de ambos países la implementación de la ayuda.

De esta manera, ya son 13 los países que participan de los desesperados operativos para dar con el submarino perdido desde el miércoles pasado.