El pase sanitario comenzó a regir este miércoles en la provincia de Buenos Aires para el transporte público de media y larga distancia. Es decir que, a partir de ahora, todos los mayores de 13 años deberán presentar el certificado de vacunación completo contra el COVID-19 -primera y segunda dosis- para poder adquirir el pasaje o boleto y poder viajar. El objetivo de la medida es seguir fomentando la vacunación.

Aunque se esperaba que entrara en vigencia mañana jueves, la resolución de los ministerios de Salud y Transporte que amplía el pase sanitario fue publicada este mediodía en el Boletín Oficial y ya comenzó a aplicarse.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El texto establece como «requisito obligatorio» el «Pase libre COVID» para la utilización de «servicios públicos de transporte de pasajeros por automotor, de carácter regular y/o especializado, aledaños a la Ciudad Autónoma de BUenos Aires (media distancia) y servicios interurbanos y/o rurales de larga distancia». Esto es, la acreditación de al menos dos dosis de la vacuna contra el coronavirus ya sea a través del carnet o el cartón de vacunación, o las aplicaciones «Vacunate PBA» o «Mi Argentina».

También fija que las empresas concesionarias o permisionarias de servicios públicos de jurisdicción provincial tendrán a su cargo el contralor de la acreditación del «Pase Libre Covid» y que deberán «impedir el ascenso de personas usuarias que no cumplan» con ese requisito.

En la provincia, el pase sanitario comenzó a aplicarse el 21 de diciembre para las actividades de mayor riesgo epidemiológico como eventos de más de mil personas, recitales, obras de teatro, canchas de fútbol 5, gimnasios, misas, restaurantes y bares, al igual que para realizar trámites ante organismos públicos provinciales o ante entidades privadas.

La ampliación al transporte público fue impulsada por el ministro de Transporte, Jorge D’Onofrio, y el Ministro de Salud, Nicolás Kreplak. Tiene como objetivo incrementar los cuidados en el transporte, en medio de la tercera ola de casos por la variante Ómicron, y también fomentar la vacunación.

El ministro D’Onofrio explicó que el pase «no es una medida restrictiva sino un aliciente más para que la gente se acerque a vacunarse, cuando termine la pandemia, se terminará el uso de barbijo y el pedido del pase». Y completó: «No tenemos la intención de complicarle la vida a nadie. Simplemente son medidas para cuidar a la mayoría, apelando a la responsabilidad individual de cada bonaerense que, debemos decir, gracias a Dios, la mayoría cumple las normas».

En la misma línea, Kreplak aseguró que los colectivos de media y larga distancia son «un espacio de riesgo epidemiológico» y que, por eso, se dispuso pedir el pase. «Junto al ministro de Transporte trabajamos para implementarlo en colectivos de media y larga distancia porque entendemos que es un espacio con un considerable riesgo epidemiológico, casi 50 personas comparten un espacio cerrado durante varias horas y la mayoría de las veces con el aire acondicionado encendido», explicó y resaltó: «Saber que uno comparte ese espacio y con esas condiciones, con gente vacunada, le da más tranquilidad y sabe que ante un eventual contagio el tránsito por la enfermedad puede ser de manera más leve».