Una concentración de organizaciones políticas y de Derechos Humanos en los tribunales federales de Comodoro Py de la Ciudad de Buenos Aires reclamó en la tarde de este viernes 29 la libertad y el desprocesamiento de los militantes del Partido Obrero César Arakaki y Lucas Sauret, detenidos por orden del juez federal Sergio Torres.

El juez Torres indagó a Arakaki y Sauret sobre su eventual participación en los hechos del lunes 18 de diciembre, cuando un fuerte dispositivo de seguridad rodeo el Congreso para evitar que decenas de miles de personas pudieran acercarse y manifestar su rechazo a la ley de reforma previsional que se discutía en la Cámara de Diputados.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Durante esa tarde, la Policía de la Ciudad, primero, y la Federal junto con la Gendarmería, después, reprimieron la movilización, provocando decenas de heridos y detenidos.

Arakaki y Sauret se presentaron de manera espontánea en la noche del jueves 28. Tras pasar la noche en la comisaría 46, fueron trasladados en la mañana del viernes 29 a Comodoro Py, donde pasado el mediodía el juez Torres procedió a tomarles declaración indagatoria.

Tras la indagatoria, Sauret fue liberado por el juez Torres. Marcelo Ramal, dirigente del Partido Obrero, advirtió: “Se trata de una acusación absolutamente torpe, precaria, que se puede retratar en un solo hecho: uno de los compañeros que ha sido detenido no estuvo en la marcha del 18 de diciembre; estaba trabajando. Ahora en estos momentos su jefe en el trabajo está declarando y dando testimonio de que efectivamente estaba con él”.

La diputada nacional Romina del Plá indicó que “reclamamos el cese inmediato a las persecuciones contra los militantes y las organizaciones que nos hemos manifestado el 18 de diciembre contra la reforma previsional y el paquetazo antiobrero que el gobierno de (Mauricio) Macri, con el apoyo de los gobernadores y el PJ, ha aprobado en el Congreso”.