El Juez en lo Contencioso Administrativo Nº3, Francisco José Terrier, será el reemplazante de Luis Federico Arias, suspendido el jueves pasado por tres meses el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios, que comenzará un juicio en su contra para decidir si lo destituye. El reemplazante es un Comisario Inspector retirado de la Policía Bonaerense que revistó en la División de Asuntos Jurídicos de la fuerza durante la dictadura cívico militar, cuando estuvo al mando del genocida Ramón Camps, que implementó la red de centros clandestinos de detención, tortura y exterminio en la Provincia de Buenos Aires.

Terrier lleva más de una década al frente de su juzgado y es titular de la càtedra de Derecho Administrativo II de la Universidad Católica de La Plata. En los pasillos de los tribunales platenses lo mencionan como «el Cana». Es que en el año 2010, una nota del diario Hoy de La Plata reveló esa parte de su pasado: que había sido Comisario Inspector (retirado) de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, con legajo N°19.999 y que en las oscuras épocas de Camps, había ocupado un cargo jerárquico en la División de Asuntos Jurídicos de la fuerza. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Su nombre volvió a aparecer vinculado a la policía de la dictadura el año pasado. Francisco J. Terrier aparece como firmante en su rol de Secretario Jurídico de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en un sumario administrativo en favor del policìa Julio César Argüello, condenado por delitos de lesa humanidad en la causa por el asesinato del poeta Daniel Omar Favero y su pareja Paula Álvarez, en 1977.

El documento señala que Argüello fue herido en un “enfrentamiento con elementos subversivos” y fue valorado como prueba documental por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nª1 de La Plata el año pasado para condenar al ex policía de la patota de Etchecolatz. En ese expediente adminitrativo Terrier afirmó que “surge que el Suboficial Argüello no ha transgredido norma alguna del Régimen Disciplinario vigente”. 

Ese juez fue designado como reemplazante de Arias, que el jueves fue suspendido por 90 días por un Jury compuesto por cinco legisladores, cinco abogados y presidido por la presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) Bonaerense, Hilda Kogan, quienes además le embargaron el 40% del sueldo.

Arias integraba la lista de los jueces que “atormentan” al presidente Mauricio Macri, tal como reveló en junio del año pasado el diario Clarín en una nota ilustrada con su fotografía y en la que figuraban nombres como el de Alejandra Gils Carbó y Eduardo Freiler, entre otros. Los tres ahora están fuera de sus cargos.

La investigación periodística publicada hace siete años en matutino platense permitió conocer que en 1976, cuando se produjo el golpe militar que depositó a Jorge Rafael Videla, Eduardo Masera y Orlando Ramón Agosti en la Casa Rosada y a Camps al mando de la Bonaerense, Terrier era un abogado de 33 años y trabajaba en la misma fuerza de seguridad que Miguel Etchecolatz.

Cuando se conocieron esos detalles de su pasado, el juez formaba parte de la comisión directiva de Gimnasia y Esgrima La Plata, y un grupo de socios pidió su renuncia. Poco después renunció el presidente del Club por irregularidades, camino que siguieron varios directivos, entre ellos Terrier. En septiembre pasado volvió a ocupar un lugar en la la Subcomisión de Socios Vitalicios de Gimnasia.

Entre sus fallos más polémicos figura la resolución de diciembre de 2013 en la que aceptó un recurso de amparo presentado por la defensa de uno de los ocho policías que fueron pasados a disponibilidad preventiva en enero de 2009 por la desaparición de Luciano Arruga.

El juez Terrier aceptó el planteo de que había transcurrido “ampliamente” el plazo para permanecer bajo disponibilidad, y si bien su decisión respondió al pedido de uno de los policías, su fallo sirvió para que el Ministro de Seguridad Bonaerense, Alejandro Granados, levantara -con la resolución Nª359- la sanción también a los otros siete.

El subrogante de Arias fue definido por la Suprema Corte luego de que, con su separaciòn, en el fuero quedaron dos juzgados vacantes. En La Plata hay cuatro del fuero contencioso. El N°4 está a Cargo de María Ventura Martínez, que subroga el N°2, vacante desde años tras la jubilación de su titular.

Así, para el N°1 fue elegido Terrier, un magistrado que paradógicamente, contradijo decisiones del titular del contencioso administrativo N°1 que en 2012 había beneficiado a los docentes en el marco de la pelea por el aguinaldo y que en 2013 puso en discusión el número oficial de víctimas de la inundación. Terrier terció en favor de la cuenta oficial, numerosamente menor entonces que la real.

En su listado de fallos polémicos también figura la orden de cese de huelga a los docentes que tras 13 días de paro pedían mejoras salariales en 2014. El juez ordenó a seis sindicatos “el cese inmediato de la huelga mientras dure la negociación paritaria”.