yA escasos días de la decisión del gobierno panameño de romper relaciones diplomáticas con Taiwán, la comunidad de este país en la Argentina expresó su repudio ante lo que consideraron una decisión «lamentable» y «una falta de respeto a los sentimientos del pueblo taiwanés».

«La República de Panamá ignora la amistad sostenida durante más de un siglo entre los pueblos y el incondicional apoyo solidario que siempre le brindó Taiwán para favorecer el desarrollo nacional de ese país», destacó el crítico documento que se difundió este miércoles en la sede de la Asociación Civil de los Taiwaneses en la Argentina.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En conferencia de prensa, los taiwaneses denunciaron que «Panamá priorizó intereses económicos vinculados a los intercambios con la República Popular China y, de forma irrespetuosa, ocultó al gobierno de Taiwán esta decisión hasta último momento».

Después de calificar lo ocurrido como «un hecho lamentable», afirmaron que «la manipulación de los intereses económicos para socavar el espacio internacional de Taiwán es desfavorable al desarrollo de las relaciones entre ambos países en el Estrecho de Taiwán».

«Queremos expresar nuestro enojo y repudio. Panamá anunció la ruptura de las relaciones con Taiwán sin ningún aviso previo. Además, dijeron que Taiwán era una parte de China, pero eso no es verdad», señaló Lin Ying-Chung, uno de los miembros de la Asociación Civil de los Taiwaneses en la Argentina.

La vicepresidenta de la entidad, Lin Yu-Cheng, se sumó a las condenas al gobierno panameño y destacó la necesidad de «contar con el apoyo de la Argentina» para superar esta difícil situación, posición que fue compartida por Lucía Gott, la representante de la Cámara Comercial de Taiwaneses.

A su turno, el secretario general de la asociación, Andrés Liu, hizo un repaso de la historia del conflicto entre Taiwán y la República Popular China y no dudó en calificar las políticas de Beijing como «el imperialismo del siglo veintiuno». «Somos taiwaneses, pero no chinos», aclaró.

Para finalizar, Vanesa Yang destacó que los taiwaneses son respetados en el mundo, a pesar de no ser reconocidos como un país independiente y tener que padecer situaciones como las ocurridas con Panamá. «Tenemos relaciones diplomáticas con veinte países, pero podemos viajar sin visa a un total de 167 naciones, mientras que la República Popular China sólo puede hacerlo a 23 países. Este es un buen ejemplo del reconocimiento internacional que tenemos. Podemos viajar con libertad porque el mundo nos reconoce como Estado», concluyó.

El repudio de la comunidad taiwanesa se produjo a 48 horas del anuncio del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, de romper las relaciones diplomáticas con Taiwán y reestablecerlas con la República Popular China. «Taiwán ha sido un gran amigo, estamos agradecidos por su amistad y cooperación durante las relaciones diplomáticas que mantuvimos», expresó el mandatario.

Como era previsible, el anuncio generó la inmediata respuesta de las autoridades taiwanesas. «(Panamá) cedió ante Beijing debido a los beneficios económicos, hizo un giro diplomático de una manera muy desagradable y engañando al Gobierno de la República de China (Taiwán) hasta el último minuto», denunció el ministro de Exteriores taiwanés, David Lee.