El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Horacio Rosatti, celebró este martes que «se haya acatado» el fallo del máximo tribunal sobre la presidencia del Congreso de la Magistratura, que lo puso al frente de ese organismo, y cuestionó a los sectores que proponen una reforma de la Constitución nacional.

«Más allá de los debates, que desde el punto de vista jurídico está saldado, celebro que se haya acatado del fallo de la Corte sobre el Consejo de la Magistratura, cuando muchas voces agoreras decían que no se iba a acatar», dijo Rosatti al hablar esta mañana en el ciclo «Democracia y Desarrollo» que organiza el diario Clarín y que se desarrolla en el museo Malba.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese marco, el presidente del máximo tribunal afirmó que «hay que acatar los fallos de la Corte porque es la última instancia y es en la que confía la gente, que sus derechos van a estar protegidos. Esto también sirve para equilibrar a los tres poderes».

«Yo quiero un Poder Judicial fuerte, también un Legislativo y un Ejecutivo fuerte. Un Estado fuerte que no significa que sea grande. Si el Estado, los poderes y la sociedad son fuertes, estamos por buen camino», aseveró.

Sobre una eventual reforma a la Constitución nacional, indicó que «existe una costumbre argentina de reformar lo que no se ha logrado cumplir de la Constitución. Es decir, no tengo la capacidad de cumplir la Constitución, entonces lo reformo para después seguramente tampoco cumplirlo».

En tanto recordó su participación en la Reforma Constitucional de 1994: «Fue la mas democrática y participativa y por eso es que tiene tanta vigencia», sostuvo el magistrado.