Un grupo de jefes militares y de fuerzas de seguridad retirados encabezados por el general Ernesto Bossi anunciaron este miércoles la creación una autodenominada «Mesa de Encuentro Libertador General San Martín», a través de la cual pusieron en cuestión las autoridades institucionales de las fuerzas armadas nacionales. El ministro de Defensa Agustín Rossi criticó de manera dura este aparición pública de estos sectores.

“La Mesa de Enlace de las Fuerzas Armadas, como su nombre lo indica, nació para conspirar. Se presenta casi como una conducción alternativa a los jefes de las FFAA, asumiendo potestades, funciones y objetivos que son propios de la conducción militar en actividad”, posteó en sus redes sociales.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los militares no pueden actuar en seguridad interior, sobre todo luego de que el actual gobierno derogara un decreto de Mauricio Macri que ampliaba el rango de acción de las Fuerzas Armadas en temas como narcotráfico, ciberseguridad y terrorismo. «No nos justificamos más. Es hora de hacernos escuchar», desafiaron en el anuncio estos militares.

Esta “mesa” está integrada por uniformados retirados vinculados a fundaciones o mutuales que son sostenidas por personal militar. Junto a Bossi, la integran el teniente general Claudio Pasqualini (Observatorio de Seguridad y Defensa), el coronel José Francisco Guerrero (Mutual del Personal de Intendencias Militares), el general Daniel Reimundes (Sociedad Militar Seguros de Vida), el comandante general Ricardo Spadaro (Gendarmería Nacional), el suboficial mayor de la Armada Humberto Toloza (Círculo de Oficiales de Mar), el teniente general Ricardo Cundom (Fundación Criteria) y el comisario General de la Policía Bonaerense Pablo Bressi. El general Sergio Fernández, de la Asociación Veteranos de Malvinas, desmintió su participación a través de una carta. 

Rossi fue muy categórico al afirmar: “Si la Mesa de Enlace se va a ocupar de los salarios, las viviendas, el talento y los recursos humanos, implícitamente intentan descalificar a los Jefes actuales de las Fuerzas que tienen esta responsabilidad primaria. Conspiran contra los jefes de las Fuerzas Armadas, a los que ni siquiera nombran ni reconocen, conspiran contra la actual política de defensa. El Gral Bossi, es un conspirador nato. Ya lo hizo en el 2004 contra Néstor Kirchner. Lo vuelve hacer hoy”.

“Bossi tuvo cargos de conducción en el Ejército durante el menemismo, periodo de mayor degradación del salario militar y florecimiento de los suplementos no remunerativos que el gobierno de Alberto Fernández “blanqueo” ante la solicitud de los actuales jefes de las FFAA”, sostuvo el ministro.