El gobernador Axel Kicillof acusó a la oposición de ser “irresponsable” y de generar una “situación penosa” al no dar quórum y bloquear el tratamiento del proyecto de ley impositiva enviada al Senado bonaerense. “Duró nueve días la actitud de ayudar a un nuevo gobierno”, disparó.

El mandatario habló en conferencia de prensa, acompañado por la vicegobernadora Verónica Magario y el presidente de Diputados, Federico Otermín, luego de que se cayera la sesión en la que iba a tratarse el proyecto de ley que fija los impuestos para 2020 en la provincia por falta de acuerdo con la oposición que calificó a las subas como un “impuestazo”. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Estamos ante una situación penosa y una actitud irresponsable por parte de la oposición. Los escuchamos decir que iban a tener una actitud responsable de dar gobernabilidad a un nuevo gobierno, de colaborar y de registrar la situación en la que está y en la que deja el gobierno de Vidal y de Macri a la provincia”, dijo Kicillof antes de remarcar que “les duró nueve días la actitud de ayudar a un nuevo gobierno”. 

Visiblemente enojado, Kicillof repasó los números del aumento y reiteró que no es un impuestazo y también remarcó que los legisladores de Cambiemos no están preocupados por la clase media, como sostuvieron en los últimos días para negarse a aprobar el proyecto, sino por la clase alta que es la que deberá afrontar el aumento del 75% en el inmobiliario Urbano y Rural, previsto para las propiedades de mayor valuación fiscal. “Están defendiendo al sector más concentrado y más rico de la economía: es esa la cuestión”, apuntó. 

En este sentido, calificó a los legisladores de Cambiemos de ser “oportunistas” y “hacer marketing”. “Ahora se rasgan las vestiduras por la clase media. Me hubiera encantado verles esta garra cuando le ponían un tarifazo del 2000 por ciento”, los chicaneó.

Kicillof también explicó que “no tuvieron un interlocutor claro” a lo largo de la negociación y que hoy, directamente, los representantes de Cambiemos plantaron a sus ministros y a los legisladores del Frente de Todos y no retomaron la negociación, tal como habían acordado a la madrugada. “La gobernadora está en París, su jefe de gabinete no está. No hemos tenido un interlocutor claro”, sostuvo y consideró que desde Juntos por el Cambio “nunca quisieron dialogar, nunca quisieron negociar”.

Por último, el gobernador adelantó que enviará nuevamente el proyecto pero esta vez a la Cámara de Diputados donde el Frente de Todos tiene mayoría y podría contar con el apoyo de aliados para aprobar la ley con mayoría simple y forzar luego su tratamiento en el Senado.

Un rato antes de la conferencia de Kicillof, legisladores e intendentes de Juntos por el Cambio explicaron en la cámara alta por qué no habían dado quórum y repitieron que no votarán aumentos por encima de la inflación, estimada en casi 55%. El intendente de Vicente López y titular del PRO bonaerense, Jorge Macri, dijo: “No diremos que sí a un 75 por ciento, a algo que supere la inflación”.

“Esto no es ganar o perder, la ley es para todos y un aumento por encima de la inflación es imposible. Ante el ajuste, defendemos a los contribuyentes”, dijo y aseguró que buscan “una ley de consenso”.

En tanto, el presidente del bloque de Senadores, Roberto Costa, sostuvo que “ante el ajuste es que tenemos que defender a nuestros contribuyentes, tienen que poder pagar”. “Este bloque mostró y seguirá mostrando siempre su vocación de diálogo, nuestro objetivo no es entorpecer el desarrollo del gobierno, pero no vamos a permitir un impuestazo”, enfatizó.