10 años atrás, en coincidencia con el aniversario de la fundación de la Segunda República Española, familiares de víctimas del franquismo acompañados por organismos de derechos humanos presentaron la denuncia que dio inicio a la querella argentina por crímenes de lesa humanidad en España entre 1936 y 1977.

A pesar del paso del tiempo, con el proceso judicial obturado en España, esta denuncia es la única causa penal que investiga las violaciones a los derechos humanos en la dictadura franquista.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Ninguna víctima del franquismo ha recibido aún el amparo de la justicia. El tiempo pasa inexorablemente y no sólo van muriendo sin una reparación, sino también mueren sus verdugos sin el castigo que merecen por los crímenes imprescriptibles que cometieron”, señalaron Inés García Holgado y Adriana Fernández, denunciantes originales de esta querella e integrantes de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) de Argentina.

El 14 de abril de 2010, a 79 años de la proclamación de la II República Española y amparados por el Principio de Justicia Universal, dos familiares de víctimas del franquismo, Darío Rivas (lamentablemente fallecido el 15 de abril de 2019) e Inés García Holgado, representados por los abogados David Baigún, Beinusz Szmukler, Ricardo Huñis, Carlos Zamorano, Héctor Trajtemberg, Carlos Alberto Slepoy, Máximo Castex y Ana Messuti presentaron en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nro. 1 a cargo de la Dra. María Romilda Servini, la querella Nro. 4591/10, por los crímenes contra la humanidad y/o genocidio cometidos por el régimen franquista entre el 17 de julio de 1936, en que se dió comienzo al golpe cívico militar y el 15 de junio de 1977, fecha de la celebración de las primeras elecciones democráticas en España”, señalaron las querellantes en un comunicado.

La querella fue acompañada y firmada por numerosas Asociaciones de Derechos Humanos como, la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica),  Federación de Asociaciones Gallegas y algunas locales, entre ellas:  Madres de Plaza de Mayo Línea fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, SERPAJ (Servicio Paz y Justicia), CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), LADH (Liga Argentina por los Derechos Humanos), APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos), MEDH (Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos), AEDD (Asociación Ex detenidos desaparecidos) y varios sindicatos.

“En algunos meses posteriores, se presentó  Adriana Fernández y  así comenzamos los tres querellantes argentinos a transitar un camino exigiendo Memoria, Verdad y Justicia  junto a los cientos de españoles que fueron sumándose a lo largo de estos diez años”, recordaron.

“La dictadura franquista no sólo provocó un alzamiento contra las instituciones elegidas democráticamente, sino que planificó el exterminio de todas aquellas personas y grupos políticos, sociales y culturales que se oponían al régimen aplicando sistemáticamente la práctica de la tortura, la desaparición forzada y el asesinato. Legalizó el secuestro, la apropiación y sustitución de menores de edad. Utilizó como fuerza de trabajo esclavo a presos políticos. Provocó el exilio de cientos de miles de ciudadanos Juzgó y condenó a miles de personas a penas de muerte  o de muchos años de prisión”, señalaron.

Y destacaron que hay aún hay 114.000 personas desaparecidas. “Son 114.000 historias que quisieron ser silenciadas, sepultadas, olvidadas. Es muy importante saber qué ocurrió con ellas para llevar como bandera los nombres de quienes dieron su vida por la democracia”, reclamaron.

“El derecho a la verdad y a la justicia corresponde tanto a los querellantes como a la sociedad toda. Esto  permite construir una memoria histórica para la propia identidad y para las futuras generaciones.  Confiamos que, como ha ocurrido en otros procesos históricos en los que la impunidad y el olvido parecían consolidados e inamovibles, la protección que gozan estos criminales cesará finalmente y por fin serán juzgados. Pero para ello es menester no bajar los brazos”, manifestaron en el texto, que concluye con la consigna “por los nuestros, por los que ya no están, por quienes seguimos en la lucha. Memoria, Verdad y Justicia! No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos! Venceremos!”.