Dirigentes sociales jujeños alertan que continúa la persecución a militantes populares. Piden que las autoridades nacionales tomen cartas en el asunto para intervenir en esa provincia. Aseguran que el accionar del gobernador Gerardo Morales daña en forma constante los principios republicanos y pone en riesgo al sistema democrático. Ajuste económico, escasez de alimentos, causas penales armadas, contravenciones, represión estatal a la protesta social y policías infiltrados en sus espacios de trabajo son algunas de las cosas que denuncian.  

“La persecución judicial y política no cesa, necesitamos ayuda con extrema urgencia”, imploró Roberto Aragón, periodista de Radio Pueblo. También reiteró que “tenemos a compañeras y compañeros que están imputados en causas judiciales armadas sin ningún tipo de pruebas hace más de un año”. Aseguró a Tiempo que “ya hemos presentado todos los reclamos y pedidos de sobreseimientos en septiembre del año pasado, pero la justicia de Morales no nos da ninguna respuesta. Nos encontramos con un vacío institucional”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Esta terrible situación que estamos viviendo los jujeños deja en evidencia el funcionamiento macabro del Poder Judicial en nuestra provincia” señaló el comunicador comunitario. “Diego Funes y Lelo Sánchez del Ministerio Público Fiscal no ponen celeridad en el asunto. Mientras tanto el tiempo pasa, en algún momento dictarán una resolución y podemos ir presos y presas”, advirtió.

“Pedimos que se garantice la independencia de la Justicia y se respete el primer artículo de la Constitución Nacional: la forma republicana de gobierno y las divisiones de poderes”, reclamó Aragón. El ejecutivo provincial “lo único que hace es perseguirnos y judicializarnos para meternos en la cárcel, solo por reclamar los derechos del pueblo”. Siguió contando que “si nos movilizamos sufrimos la represión estatal. El pueblo jujeño padece violaciones a los Derechos Humanos todo el tiempo, esto no puede pasar en un sistema democrático”, se quejó.

“Hace tiempo venimos denunciando e iremos hasta la Ciudad de Buenos Aires y haremos un planteo sobre el rol del Poder Judicial y del Ministerio Público Fiscal en estos procesos judiciales armados que padecemos los jujeños”, contó Aragón. Es totalmente injusto porque “están vulnerando todos los derechos de personas responsables de familias y lugares de contención social. Nos silencian, nos disciplinan todo el tiempo y necesitamos que las máximas autoridades del país por favor nos ayuden”, enfatizó el periodista.

“Apoyamos y estamos de acuerdo con lo que vienen planteando distintos partidos políticos de Buenos Aires, sobre la intervención a la justicia jujeña”, remarcó Aragón. Puntualizó que “necesitamos que se ponga la lupa en el Poder Judicial. Porque debe ser independiente y tener libre ejercicio, para garantizar su propia independencia”. No puede seguir funcionando “de forma indiscreta como una herramienta política del gobernador Morales”, agregó.

“Nos infiltran a policías que nos espían en nuestros espacios de trabajo y militancia. Todo el tiempo sentimos el terror de las oscuras noches dictatoriales que nos recuerdan los peores momentos de la historia argentina con la última dictadura cívico-militar” reconstruyó Aragón. El periodista cerró ahondando: “Hay que poner en discusión todo esto, preguntarnos, qué está pasando con los jueces, cómo son elegidos. Tenemos que estudiar bien el sistema de selección para convertirlo en una función ética del Poder Judicial”.

El proyecto del Frente de Todos para intervenir la justicia de Jujuy

Ante la situación y el contexto que aqueja al pueblo jujeño -durante la última semana de mayo- los diputados del Frente de Todos (FdT – Patria Grande) Federico Fagioli, Itaí Hagman y Natalia Zaracho presentaron un proyecto de ley que pide la intervención federal al Poder Judicial de Jujuy. Lo hicieron porque consideran que la Justicia de esa provincia tiene “prácticas autoritarias” y no garantiza “la forma republicana de gobierno, la división de poderes y pone en riesgo al sistema democrático” de todo el territorio argentino.

Los legisladores del Frente Patria Grande que dirige Juan Grabois encabezaron la presentación en el Congreso de la Nación. Lo hicieron con la participación de Milagro Sala y otros dirigentes políticos y sociales de Jujuy mediante una videoconferencia. En esta misma línea y con similares argumentos jurídicos, el ex ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Raúl Zaffaroni también denunció la persecución y represión que sufren en Jujuy.

Miguel Ramos es uno de los referentes del Partido Político AJI20 y su expresión territorial Asamblea Trabajo y Dignidad. En diálogo con este diario, contó que “estamos sufriendo contravenciones en forma constante como consecuencia de una clara persecución política e ideológica”. Aseguró que “judicializan a nuestras compañeras y compañeros, de este modo intentan callar nuestros reclamos”.

También contó sobre el trabajo que hacen “nuestro espacio político abarca sesenta merenderos, doce comedores, varios espacios artísticos, culturales, deportivos, siete bibliotecas, centros culturales, veinte escuelas de deporte social, espacios de género y jardines maternales, entre muchas cosas más” detalló Ramos.

“El gobernador Morales nos persigue por todo el trabajo social que hacemos, solo pretendemos mejorar las condiciones de vida de los vecinos, somos un espacio independiente”, expresó el dirigente jujeño. Continuó diciendo que por medio de las causas armadas “nos van tomando a compañeras y compañeros de rehenes”.

“Hay más de ocho mil quinientas personas que también son rehenes. Son quienes asisten en todos estos espacios de contención social que describí antes, acá todos sufrimos lo mismo” enumeró Ramos. También contó que “llevamos más de 22 años trabajando junto a los vecinos de los barrios en forma independiente. Lo hacemos levantando la bandera del trabajo y la dignidad”.

“Recuerdo que acá en Jujuy siempre fue así, una provincia de vidas sufridas, pero estoy totalmente seguro que este es el gobierno más perverso que vivimos” recordó el dirigente. “Morales somete a una persecución sistemática a toda aquella persona que va en contra de su ideología nefasta” aseveró. Y enfatizó en que “ahora con toda la visibilización que tuvimos, gracias a los medios de comunicación comprometidos con la realidad de los pueblos, como castigo nos están recortando la mercadería que recibimos de distintos organismos provinciales para todos los merenderos y comedores que atendemos”.

“Hace más de tres meses que no recibimos ayuda del Estado provincial y nuestros espacios trabajan cuatro veces a la semana con niños y adultos que sufren mucha hambre”, denunció Ramos. “En Jujuy la vida es muy sufrida. Es culpa de las políticas de Gerardo Morales. Como respuesta a todas nuestras denuncias hemos recibido más persecución política y un gran recorte económico y de mercadería”.

“El Ministerio de Desarrollo de la provincia no nos está enviando nada y muchas veces nos ha enviado mercadería en mal estado. El pueblo jujeño necesita trabajo” se quejó Ramos. Son muy pocas las obras que “se  están haciendo y mayormente son de cooperativas de trabajo que responden al ejecutivo provincial. Después les exigen a las personas que se movilicen y también las obligan a que apoyen sus políticas de derecha. Lo más triste es que la gente lo termina haciendo por necesidad, por el hambre”, terminó el dirigente jujeño.